Actualidad RSS

Brussosa: pasión por los bolsos de piel handmade

21 diciembre, 2018

Bolsos de calidad, diseñados y fabricados en Barcelona. / Brussosa

En Brussosa –tienda situada en la calle Provença, entre rambla Catalunya y el paseo de Gracia- se respira pasión por los bolsos de calidad, diseñados y fabricados en Barcelona.

 

Los orígenes de Brussosa se remontan a los años cincuenta del siglo pasado cuando dos hermanas, Dolors y Maria Brussosa –tías de las actuales propietarias de la firma, Núria y Carmen Brussosa- abrieron una mecería en Vic. “A la tía Maria le gustaba mucho la moda, y después de trabajar como dependienta en una mercería convenció a su padre para que le montara un negocio donde primero vendía vetas y hilos, pero pronto incorporó bolsos, foulards y todo tipo de complementos”, explica Núria Brussosa.

El negocio familiar iba muy bien. La tía Maria viajaba a Barcelona para visitar representantes, “y le gustaba customizar las piezas, lo que hacía que tuviera un producto muy especial. A la vez era muy intuitiva y disfrutaba mucho con lo que hacía”, añade Núria. La tienda Brussosa de Vic se convirtió en un referente en la comarca y tenía clientas de Barcelona que iban a comprar cuando veraneaban en alguno de los pueblos de la comarca de Osona.

 

Una ilusión hecha realidad

Los años pasaron, Dolors y Maria se jubilaron y, como no había un relevo generacional, cerraron el negocio. Aún así, aquel gusto por el comercio de proximidad y por ofrecer algo diferente y con cariño a la clientela, dejó huella en dos de sus sobrinas, Carme y Núria. Estas habían encarrilado su vida profesional hacia el mundo de la economía y la publicidad, respectivamente, pero un curso de diseño de bolsos que hizo Núria un verano en una escuela de moda despertó en ella algo que, más adelante, se convertiría en un proyecto familiar.

Núria convenció a Carme para hacer juntas un posgrado, “en el que como proyecto final teníamos que crear una marca de bolsos”, y lo que empezó siendo una ilusión casi inocente el año 2009 se convirtió en la primera tienda Brussosa en Barcelona, situada en la calle Tenor Viñas, cerca del Turó Park. En 2013 inauguraron una segunda tienda, en la calle Provença, 292, entre la rambla Catalunya y el paseo de Gracia, que es la que actualmente tienen abierta.

 

La marca propia, el reflejo de una filosofía

Como explica Núria mientras toma un té blanco con limón para desayunar, Brussosa no es solo una boutique, “es una filosofía, un estilo de vida”. Sus impulsoras, como en su momento sus tías, creen en lo que hacen y producen su propia marca de bolsos basada en el concepto handmade, el diseño sostenible y el comercio justo. “Cuando empezamos a ir a ferias, a buscar producto y a hacer de compradoras, nos dimos cuenta que encontrar un bolso de calidad, que cumpliera nuestros requisitos y a un precio razonable no era fácil. A partir de aquí decidimos crear nuestra propia marca y empezamos a diseñar, a buscar pieles de calidad y talleres donde fabricar”.

Además, Brussosa también comercializa producto multimarca, “pero apuestan por aquellas firmas que también tienen un proyecto detrás, una historia y una filosofía parecida a la nuestra, ya que nos gusta saber de dónde viene y cómo está hecha cada pieza que tenemos en la tienda”, remarca Núria, quien tiene claro que el futuro de Brussosa pasa por la marca propia. “Me da pena, porque una parte que me gusta mucho de mi trabajo es seleccionar las piezas de diferentes marcas, pero actualmente, con la globalización y la venta online es muy difícil tener un producto exclusivo, además de que tu competidor no está en la misma ciudad, sino que está repartido por todo el mundo”. “Por este motivo –añade la joven empresaria-, las tiendas multimarca están desapareciendo y las que sobreviven es porque están muy especializadas; nosotros tendremos que centrarnos en la marca propia y cambiar el concepto tradicional de tienda”.

 

Nuevos retos

Núria Brussosa tiene claro que el pequeño comercio tiene que evolucionar. “Actualmente no es suficiente con tener una buena ubicación; es necesario que el comerciante cambie de mentalidad y avance al mismo ritmo que lo está haciendo la sociedad”, y pone como ejemplos las nuevas formas de consumir “desde el sofá de casa y con el móvil”, y donde el cliente está muy bien informado.

“Antes, mis tías decían ‘carrers molls, calaixos eixuts’ (calles mojadas, cajones secos), porque sabían que cuando llovía no se vendía. Pero actualmente no sabes qué hace que un día vendas mucho y otro nada”, explica, continuando: “Los ciudadanos consumen de una manera diferente; antes tenías muy claro con quien competías, con otra tienda de bolsos y complementos que estaba situada en una calle determinada, pero actualmente no sabes quién tienes delante y todo es muy incierto. La globalización está siendo un reto importante para los comerciantes, que estábamos muy bien acostumbrados y ahora no nos podemos enrocarnos”.

Por este motivo, Núria considera que es necesario entender la nueva manera de funcionar que tiene la sociedad y verla como una oportunidad. “Por ejemplo, nosotras tenemos proyectos muy atractivos e interesantes con otras marcas en tiendas efímeras de diferentes ciudades del mundo, como Montreal o Berlín. Nos gusta este tipo de proyectos en establecimientos pop up, donde vendemos nuestro producto durante unos meses al lado de otros conceptos de negocio –como puede ser, incluso, una cervecería- y después el espacio cierra”. Para la pequeña de las hermanas Brussosa, el futuro del retail pasa por una nueva manera de funcionar, con tiendas efímeras, huyendo del fast fashion, con colaboraciones entre firmas y creando una red entre todos los que son iguales.

 

Cuadrado de Oro: la unión hace la fuerza

Para conseguir crear esta red que comenta Núria, los comercios de las calles perpendiculares del Eixample –situados entre la calle Balmes y el paseo de Gracia, y de la avenida Diagonal a la plaza Catalunya-, se han agrupado y han creado la asociación Cuadrado de Oro. “Veíamos que era necesario hacer algo para no quedar como calles secundarias, y se ha creado la asociación y, por ejemplo, este año tenemos luces de Navidad. De esta manera, con la fuerza de todos podemos sacar adelante más iniciativas y hacer que los pequeños nos ayudemos y colaboremos”.

 

El papel del turismo

Núria se muestra preocupada por como la situación política está afectando al comercio y al turismo, y especialmente al pequeño comercio. “Desde octubre de 2017, los turistas no vienen, y los que vienen tienen poco poder adquisitivo –apunta-. Y esto se puede comprobar fácilmente con el tax free. Nosotras los primeros seis meses de 2018 tuvimos una gran bajada de las ventas a turistas respecto el mismo periodo de 2017. Y mi tienda está situada en este sitio porque espero que vengan turistas, cosa que actualmente no pasa”.

A pesar de la situación actual, antes de despedirse Núria reflexiona: “A pesar de todos los cambios que estamos viviendo, nosotros continuamos apostando por productos de calidad, hechos a mano, con unos valores e intentamos ser muy estrictos con la atención al cliente. Queremos que las personas que entren en nuestra tienda se sientan cómodas, sin presión por comprar, como hacían nuestras tías. Y me gusta pensar que la gente compra algo que la hace feliz, y que recuerda la compra, el hecho de adquirir un producto nuestro, como un acto bonito, agradable, que les reporta momentos de satisfacción”.

Servicios de Barcelona és moda

eCommerce

Abre tu negocio en la red   Tu tienda online las 24 horas del día. Permite que tus clientes accedan fácilmente a tus productos con un catálogo online actualizado

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]