Actualidad RSS

By Biombo, moda para las mejores fiestas confeccionada aquí

26 septiembre, 2017

Maria Molins, propietaria de la tienda By Biombo / Crédito: Berta de la Presa / By Biombo

By Biombo quiere abrir otros puntos de venda fuera de Barcelona para sus vestidos de fiesta diseñados y producidos en casa.

—–

Durante tres años,  Maria Molins Tura abría una vez al mes un local del centro de Barcelona para atender a sus clientas con cita previa. Allí, vendía vestidos de fiesta y para ocasiones especiales que compraba en el Reino Unido. Su primera venta fue en 2009. “Viví en Londres un tiempo e identifiqué varias marcas que me gustaban, como Blush o Goldie –recuerda-, decidí traerlas a Barcelona y venderlas a clientas de aquí. Me gustaba mucho la moda y combinaba mi trabajo como periodista con mi tienda”. En aquella época, esta empresaria y también diseñadora, trabajaba en el periódico La Razón y cuando tenía fiesta, aprovechaba para atender a sus clientas. “Traje de Londres marcas que a mí me gustaban y el éxito fue instantáneo. Me daba a conocer a través de Facebook, de correo electrónico y sobre todo, del boca-oreja. Los precios de los modelos eran asequibles. Antes, para ir a una boda, solo tenías dos opciones: gastarte bastante dinero para hacerte un vestido a medida o comprar uno de una cadena de moda”, recuerda Molins explicando que su apuesta supuso un punto medio dentro de la oferta que ya existía.

Cuando abrió la primera tienda By Biombo al público general, en 2013, un ochenta por ciento del producto que tenía Molins era multimarca –firmas principalmente, británicas- y el otro veinte por ciento restante, lo formaba su propia colección. Ahora, estos porcentajes se han invertido. “La mayoría son productos diseñados por mí y siempre con un punto de exclusividad –explica Molins. Escojo el tono de cada vestido, me inspiro en el color de una flor, del cielo o cualquier otra cosa. A partir de aquí, se crea este tono, que no lo encuentras predefinido en una carta de colores. Esto la clienta lo sabe apreciar”.  Colores y tonos muy bien pensados y tejidos de calidad. Estos son dos de los ingredientes básicos de los diseños que firma Molins para By Biombo. “Mi idea es que la gente pueda ir a una boda por un precio que está entre los 250 y los 450 euros. Siempre garantizamos la exclusividad no solo con los colores y las sedas naturales sino sobre todo, porque cada modelo solo tiene cinco piezas del mismo color y de diferentes tallas”, subraya Molins.

 

Producir cerca

Para una marca como By Biombo que, de momento, solo tiene un punto de venta, no es sencillo producir tan pocos vestidos de cada modelo. La mayoría de talleres de confección no están dispuestos a trabajar en estas condiciones. De todas maneras, Molins ha encontrado uno en el Hospitalet del Llobregat, con el que hace años que colabora y del que destaca su destreza para trabajar con sedas naturales y tintadas como las de sus vestidos: “La mayoría de talleres te piden un mínimo de cien unidades por modelo. Yo no quiero hacer más de cincuenta. Mi taller me lo permite. Está especializado en una producción más artesanal. Podría producir más económicamente fuera de aquí, pero prefiero apostar por un taller que tiene modistas y patronistas de tota la vida. Apuesto por mi país y por la gente que trabaja en este oficio”. A pesar de ello, las palabras de Molins también contienen una cierta preocupación por la falta de mano de obra especializada en la confección de calidad como la de By Biombo. “Sufro por lo que pasará cuando esta gente se jubile”, asegura.

Producir cerca de su tienda tiene otra ventaja: “Cada día puedo supervisar la producción, si hace falta. Las muestras me llegan muy rápidamente y esto no tiene precio. Si quieres controlar tu negocio lo más importante es la producción. Si hay un pequeño error en este proceso y no lo puedes ver a tiempo, porque la producción está lejos, esto puede significar el fracaso de una temporada entera”.  No solo la producción es local, sino también muchos de los tejidos de la colección de By Biombo se compran en la casa Gratacós de Barcelona. “Siempre que voy a ferias de tejidos, miro los proveedores locales. Gratacós tiene unas sedas y creps de mucha calidad”, asegura Molins.

 

Raíces

Las dos abuelas de esta empresaria y diseñadora son esenciales para entender  su pasión por la moda. Con ellas tuvo el primer contacto con este mundo. Una tenía una gran destreza cosiendo y a lo otra le apasionaba ir bien vestida. Ellas son la razón por las que Molins decidió que el nombre de “By biombo” sintetizaba muy bien lo que ella proponía con su firma. “Los biombos tienen mucho que ver con la moda. Se entra de una forma y se sale de otra. También, tienen mucho que ver con el pasado. De alguna manera, me recuerdan a su vez, a mis abuelas y al mundo de la moda” explica.

Molins habla con mucha seguridad cuando se le pregunta que quiere una clienta cuando busca un vestido para ir a una celebración. Ella ya hace ocho años -cuatro de ellos en exclusiva- que trabaja en este sub-sector de la moda. Sobre la evolución de la venta de los vestidos de fiesta, destaca que los últimos años se ha caracterizado por una gran especialización de las clientas. A Molins le cuesta encontrar las palabras para explicar este fenómeno y dice: “La gente ahora se preocupa mucho más por las bodas. Están de moda y hay centenares de blogs y expertos como los wedding planners. Los novios no solo piensan en sus vestidos si no en muchos más detalles. Las bodas se han convertido en algo mucho más complejo que por ejemplo, cuando mis padres se casaron. Esto impacta muy positivamente en mi negocio. Los novios quieren una boda espectacular y las invitadas quieren estar a la altura. Muchas no quieren repetir el vestido. Por este motivo,  piensan muy bien su imagen para aquel día. Además, hay otra novedad, las damas de honor. Recientemente, a menudo vienen tres o cuatro chicas ¡que quieren el mismo vestido!”.

Cuando una clienta entra en By Biombo quiere salir con todo el look completo para su fiesta. Y por este motivo, un buen asesoramiento es imprescindible para conseguir cerrar una venta y fidelizar una clienta. “Tienes que hacer de estilista. En el mundo de la moda para fiestas, la gente quiere que le digas como combinar el vestido con un tocado o qué zapatos y ropa interior debería llevar”, explica Molins destacando la importancia de tener un buen equipo de ventas en sus tiendas. Ahora bien, Molins está convencida que cuando una clienta vuelve a By Biombo, lo hace porque la calidad de sus tejidos “no es comparable a un poliéster, el material que se utiliza más a menudo para los vestidos más económicos”. Pero además de la calidad By Biombo tiene otro atractivo. Es punto de venta exclusivo en Barcelona de varias firmas de moda española de vestidos de fiesta. Color Nudes, Panambi, Vanderwilde o Handl juntamente, con Nana Golmar y Mimoki son marcas que Maria Molins vende en su tienda de la calle La Forja de Barcelona. Esta combinación de diseños propios y propuestas de otras firmas ha hecho que su negocio haya crecido con fuerza en los últimos años. Por esto cuando piensa en el futuro se plantea abrir nuevos puntos de venta: “Me gustaría poder estar presente en otras ciudades españolas y además tener una tienda más grande en Barcelona. La que tenemos ahora se ha quedado pequeña. Abrir en Madrid o en otras capitales sería importante porqué hay muchas clientas que me lo piden. Antes hacía ventas puntuales por internet o viajaba por algunas ciudades con el stock para venderlo. Lo hice durante cinco años y la clientela en estos puntos está fidelizada y nuevas tiendas allí podrían funcionar”.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]