Actualidad RSS

Cadirafina, o el arte de encontrar la silla más adecuada a cada necesidad

27 noviembre, 2018

Cadirafina, tienda especializada en todo tipo de sillas en Vic / Cadirafina

El comercio, con sede en Vic y especializado en sillas, apuesta por ofrecer un producto de calidad y un servicio muy personalizado a la clientela

—–

“Tants culs, tants seients” es el lema de Cadirafina, una tienda especializada en todo tipo de sillas, taburetes, butacas de relajación y mesas fundada el año 1995 en Vic por Fina Arqués. “A mi madre siempre le había gustado el mundo de la silla, y –aunque no tenía tradición de comerciante– finalmente decidió abrir una tienda de sillas. Fue una apuesta arriesgada, ya que en aquellos momentos, abrir un negocio exclusivamente de sillas era algo impensable y a la vez innovador”, explica Enric Garreta, CEO de Cadirafina y segunda generación al frente del negocio.

 

Los comienzos

Los inicios fueron modestos y la tienda estaba situada en un local de la familia, pero poco a poco madre e hijo fueron perfilando el modelo de negocio y la tienda fue creciendo. En setiembre de 2014 decidieron cambiar de local multiplicando por cuatro la superficie de venta y almacén, “lo que nos permitió ganar en infraestructura y visibilidad, a la vez que hicimos una apuesta muy fuerte en imagen y comunicación”. Después de casi veinte años, Cadirafina cambió toda la imagen corporativa de la empresa para ofrecer una imagen más moderna, fresca, actualizada y más en consonancia con los tiempos actuales. “El cambio de imagen y de ubicación, apostando por un local más grande y más visible, nos ha ido muy bien”, comenta Garreta.

 

Especialización y personalización

La especialización, un servicio muy cuidado y un trato muy personalizado son tres de los rasgos distintivos de Cadirafina. “La satisfacción de la clientela es nuestra razón de ser. Es por eso que escuchamos las ideas de los clientes, los aconsejamos sin olvidarlas y los ayudamos a proyectarlas. La silla tiene que cumplir una función práctica y estética a la vez, y para verlo y comprobarlo la mejor manera es ponerla en escena”, explica Garreta, añadiendo: “Por estos motivos, dejamos a la clientela aquellas sillas entre las cuales dudan para que no tengan que imaginarse cómo quedarían, sino que experimenten como quedan”. El CEO de Cadirafina también subraya que “por suerte, la silla es algo que el cliente quiere probar. El día que la silla se pueda probar por internet… no sé cómo podremos continuar…”.

 

Venta online

Hace unos años, Cadirafina apostó por vender por internet a través de su propio portal. “Creamos una página web muy completa, excesivamente, e invertimos muchos recursos, pero al final nos dimos cuenta que internet quiere cosas más simples”. La firma no descarta retomar la venta online, que ahora tiene parada. “El cambio de local nos desbordó, motivo por el cual decidimos parar la venta online y centrarnos en la tienda física”, dice el CEO de la empresa.

De la experiencia, Garreta sacó un aprendizaje: “Si quieres trabajar bien la venta online y tu presencia en las redes sociales, es necesario que una persona se dedique de manera exclusiva, y hacer una apuesta a medio-largo plazo. La respuesta no es inmediata, sino que es necesario invertir tiempo, dinero y tener paciencia”, destaca el experto quien no descarta, más adelante, volver a apostar por vender a través de Internet.

A pesar de ello, el responsable de Cadirafina es consciente que la logística en la venta online es complicada, requiere tener un stock, un almacén, gestionar la logística de los envíos, las devoluciones… “Por este motivo, cuando la gente compra por internet a menudo se lleva sorpresas, porque no es tan fácil como nos quieren hacer creer y un precio que en un inicio nos puede parecer económico, después se suman otros gastos, por no hablar de la calidad o la responsabilidad social de las empresas que hay detrás”.

 

Medio ambiente

Cadirafina es distribuidora de las principales firmas de fabricantes nacionales y europeos del sector –principalmente italianas–. Todas ellas son empresas que apuestan por la reciclabilidad del producto en algún momento de su vida útil, hecho que hace que tengan muy en cuenta el medio ambiente y el origen de los materiales, como por ejemplo los aboles para la madera, el reciclaje de metales, el uso de tejidos orgánicos y sostenibles, etc.

“Estas mismas firmas son las que investigan nuevos materiales más apropiados para las necesidades actuales: practicidad, durabilidad, diseño, comodidad y preservación del medio ambiente. Todo para un mejor bienestar social”, apunta Garreta, quién defiende el comercio de proximidad. “El cliente tiene que mentalizarse que es necesario un consumo de proximidad y valorar lo que fabricamos aquí, que cumple toda la normativa, es respetuoso con el medio ambiente… Lo que se fabrica en China no tenemos ninguna garantía que sea sostenible, por ejemplo. Falta una mayor concienciación en todos los sectores. Ir solo a precio puede comportar que paseemos por ciudades sin comercios”.

 

Esquivar la crisis

El sector de la silla –como el del resto de muebles- está muy vinculado al de la construcción y la reforma. A pesar de ello, en Cadirafina “tuvieron vista” y apostaron por diversificar la clientela, entre la que encontramos particulares, oficinas, bares, restaurantes, hoteles, la administración… “Tenemos diferentes perfiles de clientes, y esta ha sido nuestra gran suerte, porque cuando un sector falla o baja su actividad, otro se activa”, explica Garreta, quién añade: “Si solo nos dedicáramos a vender mobiliario para el hogar, el negocio sería inviable, ya que el mercado es inestable. Los diferentes clientes se complementan”.

A la vez, a lo largo de los más de veinte años en el sector, han establecido sinergias y colaboraciones con tiendas de muebles, “y nos ayudamos para ofrecer el mejor servicio y producto al cliente final”. Actualmente en Cadirafina se pueden encontrar más de 300 referencias diferentes de todos los estilos y tendencias. “Como en todo, en el mundo de la silla también hay modas que caducan rápidamente, pero hay ciertos estilos de sillas que son atemporales, que las tenemos temporada tras temporada con algunas actualizaciones o cambios de colores”.

 

Fomentar el asociacionismo

Cadirafina forma parte de Vic Comerç, una asociación de comerciantes de Vic. “El asociacionismo comercial es bueno para todos, ya que nos permite tener más fuerza como colectivo y trabajar conjuntamente. Formar parte nos aporta información y seguridad”. Garreta también destaca que Vic tiene un comercio de proximidad potente y de calidad: “Tenemos la suerte de ser la capital de Osona y el polo de atracción de clientes de toda la comarca, pero es cierto que muchos pueblos se están quedando sin comercio, y si no hay tiendas, no hay vida en las calles. Si los ciudadanos se dedican a comprar solo por internet, acabaremos perdiendo el comercio de proximidad”, sentencia.

Cadirafina participa en el Programa de Comercio Minorista impulsado por la Cámara de Comercio de Barcelona y cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea, para realizar un estudio para conocer la realidad del negocio y ver cómo hacerlo crecer.

 

 

Este contenido se ha elaborado en el marco del Programa de Comercio Minorista 2018, cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]