Actualidad RSS

Des Garçons de Café llena los restaurantes de moda

23 septiembre, 2015

Joan Camacho, fundador y director de Des Garçons de Café

Unir cocina y moda es el objetivo de la empresa Des Garçons de Café. Desde 2008, diseña y produce los uniformes para restaurantes de todo el Estado.

—–

Crear prendas que todo el mundo desee, pero pensadas para vestir el personal de los restaurantes. Una idea que ha guiado el trabajo de Joan Camacho desde los inicios de Des Garçons de Café, la empresa que fundó hace siete años y que vive un momento álgido, después de que conocidos restauradores y cocineros hayan contado con él para diseñar los uniformes de sus camareros.

El Celler de Can Roca, elegido en dos ocasiones el mejor restaurante del mundo por la revista británica Restaurant y galardonado con tres estrellas Michelin, es uno de sus últimos clientes. «Trabajamos con un diseño basado en materiales muy ligados a la historia de la bodega que quiere transmitir como son ellos. Me hace mucha ilusión. En todos los proyectos de mis clientes, les doy amor e invierto en ellos mucha energía, pero cuando son de aquí, de casa, me hace mucha ilusión», explica Camacho.

De hecho, no es la primera vez que colabora con estos reconocidos cocineros, ya ha trabajado antes para los hermanos Josep, Joan y Jordi Roca diseñando y produciendo los uniformes para los camareros del Mas Marroch, un espacio de celebraciones privadas que lleva la firma de la familia. «Para este proyecto hemos creado unas casacas largas, tipo chilabas. Necesitaban algo muy práctico que pudieran lucir los chicos del catering que son jóvenes. Por eso mismo, pensamos en una única pieza tres cuartos, tanto para chico como para chica, con líneas muy rectas y limpias. El material que hemos utilizado es el poliéster que es muy práctico, no se arruga. Los camareros van impecables. ¡El personal está muy contento con este material!», remarca.

Para Camacho la opinión de aquellos que acabarán vistiendo sus diseños es muy importante, tanto como la del cliente. «A todos nos gusta ir bien vestidos, y las personas que sirven no son una excepción. Nos gusta que nos vean bien y cuando se trata de ponerse la ropa de trabajo es muy importante que nos guste. Este es el concepto que nosotros intentamos cambiar. Y por eso, me gusta mucho hablar con el personal. Ellos tienen el 50% de la decisión sobre la propuesta que presento. Saben si aquello funcionará o no. ¡Pero no hablo de hacer disfraces!», dice en referencia a las líneas que definen su trabajo.

La propuesta de este diseñador es que restaurantes y moda sean dos palabras fáciles de unir. «Quiero que el concepto y la imagen de la moda se trasladen hacia este sector. Cuando creo, no pienso en la bandeja y el plato, no. El cliente debe ver el catálogo y ¡en él ha de encontrar ropa que le fascine!»», explica el fundador de Des Garçons de Café. Con este nombre, Camacho ha querido transmitir también la esencia de los cafés tradicionales de Francia y las raíces de la gastronomía del país. La elegancia de la capital parisina y la importancia de la imagen, como parte de la experiencia que vive el cliente en un establecimiento de restauración. «Nuestra apuesta es innovar constantemente y subrayar el componente de moda en la indumentaria. Pero priorizamos que el personal que debe llevar nuestros uniformes se sienta a gusto, se vea elegante y esto dé fuerza no solo al local, sino a la persona que trabaja en él. Si estás a gusto contigo mismo, también lo estás con la gente del entorno», asegura.

Los uniformes que propone Juan Camacho han seducido primero a los propietarios de restaurantes de los segmentos más altos de la cocina de restauración: «Esto no quiere decir que solo trabajamos para ellos, sino que nos hemos centrado en este tipo de cliente porque ve más allá de su servicio o de la comida que ofrece. Tiene una visión de conjunto del proyecto que lleva». En resumen, los clientes de la firma se caracterizan por apostar fuerte por su imagen y por cuidar todos y cada uno de los detalles de la marca. Con menús de más de 150 euros, Camacho recuerda que «es muy importante dar un valor añadido a la experiencia del cliente más allá del producto y tener en cuenta todo el entorno en el que tiene lugar el encuentro».

«Teníamos miedo de que, si hacíamos algo muy creativo y diferente para el sector, nuestra propuesta no encajara», confiesa el diseñador. Pero la realidad ha sido totalmente diferente. La buena acogida de las creaciones de Camacho ha hecho aflorar la demanda que existía entre los restauradores de unir moda y experiencias culinarias. Otro buen ejemplo es el restaurante DiverXo, liderado por el conocido cocinero Dabiz
Muñoz
, con tres estrellas Michelin y ubicado en Madrid. Para él, Camacho diseñó una indumentaria de sala inspirada en una camisa de fuerza. «Quería una locura y pusimos toda nuestra energía en este proyecto para que saliera bien y fuera lo que el cliente deseaba. ¡Se ha hablado mucho de él!», asegura el diseñador.

Ahora bien, Des Garçons de Café se propone llegar a «todos los clientes de
restaurantes medios y altos» y, por tanto, ampliar su lista de clientes potenciales. «Es cierto que nuestra propuesta, que no sabíamos cómo encajaría, atrajo primero a los clientes con estrellas Michelin. Fue una sorpresa, ¡y esto nos ha guiado el camino a seguir!», explica. El futuro, cree Camacho, pasa por seguir reforzando el concepto de moda que proponen con sus diseños. «Quiero innovar en el sector de la moda, aunque mis diseños no sean para el público en general. Pero quiero que tengan un impacto en el sector de la moda. Por eso, hay que ser cada vez más creativo y conseguir prendas que las desee cualquier persona. Pero solo dirigidas al sector de la restauración», asegura con pasión.

Hace diez años que Camacho forma parte de este sector. Antes de fundar Des Garçons de Café, ya trabajaba en una firma de moda que vendía sus diseños en tiendas multimarca. «Entonces, vi que había la necesidad de incorporar el concepto de tendencia a la indumentaria de los restaurantes. Y así surgió el proyecto actual»,  aclara. Pero Camacho entró en un sector que desconocía completamente: «Es cierto, no había estado nunca, pero me dije “no deja de ser ropa”». A partir de ahí, inició un estudio de las necesidades del sector y del tipo de tejido que podía usar. Explica que, teniendo en cuenta la función de los uniformes, tenían que ser prácticos y fáciles de lavar.

Racionamiento creativo fue el nombre de la primera propuesta que Camacho describe como «muy minimalista y sin excesos en cuanto a diseño». Un punto de partida exitoso que le ha animado para seguir reforzando la creatividad y las tendencias dentro de los restaurantes. Actualmente, Des Garçons de Café, que cuenta con una sala de exposiciones en Barcelona, lo forman un equipo de cuatro personas y cuentan con un taller en Montigalà. «Toda la producción y el diseño, por supuesto, lo hacemos aquí», concluye el diseñador.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]