Actualidad RSS

El escaparate: seducción más realidad

12 septiembre, 2012

El curso se impartirá en las instalaciones de Idep Barcelona. / Idep Barcelona

Inditex o Louis Vuitton cuentan con el reconocimiento de los profesionales de la moda también por la genialidad de sus escaparates. Estas grandes marcas consideran que sus escaparates son un elemento central en la estrategia de marketing. Pero conseguir llegar a su nivel de calidad requiere formación y mucha experiencia. Es por ello que la Cámara de Comercio de Barcelona ofrece, junto con Idep Barcelona, el curso Aparadorisme de moda per a retailers. Una formación integral de 25 horas, impartida por expertos y profesionales del escaparatismo y la moda.

“El principal objetivo de un escaparatista es hacer que el escaparate sea lo más realista posible. Cuando lo conseguimos, el cliente se siente mejor representado por aquella escena, y esto ayuda a mejorar las ventas del establecimiento”, explica la estilista Jasmina Bass. Para el jefe de estudios de Moda de Idep Barcelona, Esaú Yori, el escaparate debe conseguir además “vender la imagen de la marca y acercarla lo máximo posible al público objetivo”. Ambos profesionales forman parte del profesorado del curso de la Cámara que tendrá lugar durante los próximos meses de octubre y noviembre.

El contexto económico actual, la competencia y la falta de tiempo son algunos de los obstáculos que los minoristas deben esquivar para conseguir escaparates seductores y en línea con las tendencias actuales. Para Esaú Yori, hay cuatro elementos esenciales de partida a la hora de evaluar la calidad de un escaparate. En primer lugar, “el concepto que debe estar en línea con el producto del establecimiento y debe definirse de forma clara para que el cliente entienda el producto que se le está ofreciendo”. En segundo lugar, la luz y el contenido. La estilista Jasmina Bass destaca la fuerza que puede llegar a tener una iluminación adecuada a la hora de atraer la atención del público: “Pensamos en un escaparate como si se tratara de una fotografía. Si lo hacemos, está claro que habrá que evitar desequilibrios como pueden ser una excesiva cantidad de aire en una de las bandas, o conseguir armonizar los colores que integran la composición”. En este sentido, Yori añade que “la coherencia es fundamental” y explica que Louis Vuitton, por ejemplo, tiene muy claro cuál es el objetivo de sus escaparates y las sensaciones que quiere despertar con ellos. “Consigue que el público perciba claramente cuáles son las tendencias que propone”.

Pero no todo es tan tangible cuando hablamos de escaparates. Los profesionales recuerdan que también hay elementos básicos como el orden o la limpieza, que deben tenerse muy en cuenta, ya que pueden determinar una venta. Controlar al máximo las características y elementos que se disponen en el centro del escaparate es muy importante, ya que –como destacan los escaparatistas– este espacio conforma el “campo visual más caliente” de la mirada del cliente.

La estilista Jasmina Bass asegura que hay aspectos de los escaparates que, pese a que a simple vista pueden parecer sencillos, requieren de mucha habilidad. Se refiere, por ejemplo, a llenar las piezas de ropa con lana o papel de seda para conseguir que tengan volumen, o den dinamismo y movimiento a los maniquís. Esta última destreza es lo que los profesionales denominan “poner hilados”, y trata de extraer el pedestal de las figuras y sujetarlas con alambre. “Gracias a este sistema, el escaparate se llena de movimiento y el cliente tiene la sensación de observar una imagen real”, explica Bass.

Si bien es cierto que el minorista puede intervenir en las características internas del escaparate, a menudo se ve limitado por el emplazamiento o sus dimensiones externas. El escaparate que se sitúa a pie de calle –a unos 10 centímetros del suelo– sería el más atractivo en términos de ventas. Un buen ejemplo de disposición lo encontramos en la cadena de zapaterías Casas. Tal como explica Jasmina Bass, esta emblemática marca cuenta con un escaparate en su establecimiento de la calle Portaferrissa de Barcelona que tiene una vitrina en forma de isla en el centro y otra alrededor de éste en forma de media circunferencia. “La sensación que tiene el cliente al entrar es fantástica porque queda inmerso en medio del producto y las posibilidades de que acabe accediendo a la zona de compra crece enormemente”, describe Bass.

Sin duda, dominar “el arte” del escaparatismo es toda una profesión que, además, requiere una actualización continuada si se quieren conseguir espacios diferenciados y sugerentes para los clientes. El curso Aparadorisme de moda per a retailers ofrece las competencias y conceptos indispensables para hacer del escaparate una herramienta real de marketing y comunicación. A través de 3 módulos se abordan características tan importantes como la iluminación, la composición y disposición de los elementos y el dominio de los colores. El curso finaliza además con la elaboración de un proyecto propio de escaparate donde se aplican las técnicas y conocimientos adquiridos a lo largo de la formación.

Inscríbete en el curso Aparadorisme de moda per a retailers

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]