Actualidad RSS

El futuro del sector de la joyería: buscando nuevos lenguajes (I)

16 diciembre, 2013

JORG (Colegio Joyeros, Orfebres, Relojeros y Gemólogos de Cataluña)

La creatividad, la tradición y la marca Barcelona son las herramientas al servicio de la joyería para dinamizar un mercado golpeado por la caída del consumo interno.

Es bien sabido que los contextos económicos de crisis no son óptimos para el consumo en general y esto es más cierto aun cuando hablamos de la joyería. En Cataluña los profesionales y creadores, conscientes de esta realidad, buscan fórmulas innovadoras para adaptarse a ella.

El hormigón, el titanio, la piel, el cartón, el plástico o la porcelana son algunos de los materiales que protagonizan las joyas contemporáneas y que pretenden adaptarse a unos presupuestos para la compra de joyas que en Cataluña han caído año tras año desde que comenzó la actual recesión económica.

El presidente del Colegio de Joyeros, de Orfebres, de Relojeros y de Gemólogos de Cataluña (JORGC), Francesc Fayos, conoce de cerca los retos de este sector y asegura que la búsqueda de un lenguaje propio y distintivo de los profesionales que trabajan bajo el paraguas de la marca Barcelona, es un proyecto en el que hay que trabajar decididamente: «Tenemos que ser capaces de crear nuestro lenguaje propio. De hecho, ya existe una fórmula propia de la joyería mediterránea que podemos identificar y que es francamente exportable».

Jóvenes joyeros que quieren emprender un negocio propio, diseñadores que experimentan con materiales más competitivos o empresas familiares que se adaptan a los nuevos comportamientos de los consumidores son un resumen del trabajo que están desarrollando los protagonistas del sector de la joyería en Cataluña.

Las cifras

Esta actividad económica facturó 317 millones de euros en 2012. Si bien la cifra es un 16% inferior a la del año anterior, las perspectivas del Colegio de Joyeros, de Orfebres, de Relojeros y de Gemólogos de Cataluña apuntan que el 2013 habrá cerrando con una menor bajada.

Si se cumplen los cálculos habrá que atribuirlo al esfuerzo que está haciendo el sector en varios frentes. Uno de ellos, el comercio electrónico. Más de un cincuenta y ocho por ciento de las empresas han invertido en acciones de comercialización en línea de sus productos y servicios. Una apuesta que se une a las actividades de internacionalización que realizan la mitad de las empresas de este ámbito. «Salir al exterior con un lenguaje propio y hacerlo reconocido en los mercados internacionales, es una apuesta que puede servir de tractor para dinamizar también el consumo interno», explica Fayos haciendo énfasis de nuevo en la capacidad del sector de articular una gramática de la joyería de nuestro país que genere también expectativas
ente los consumidores de casa.

«Ahora estamos muy acostumbrados a decir que el mercado es sabio y que sabe lo que quiere, pero pienso que el consumidor espera que nosotros hagamos propuestas de diseños y de productos que les seduzcan», argumenta el presidente del JORGC. En este sentido, la propuesta de Fayos es que hay que ser proactivos y encajar una oferta propia y distintiva con un consumidor que, más allá de los materiales preciosos, hoy lee las joyas también como una pieza de arte.

Compradores valiosos

Indudablemente, esta realidad ya se puede apreciar en el consumo de los turistas que llegan a Barcelona y que centran buena parte de su actividad de ocio en la compra de moda, complementos y piezas de joyería. «Gracias a ello, hay una parte del sector que está viendo un crecimiento de su actividad a pesar del contexto actual. Ahora bien, hablamos de unas zonas muy determinadas y que podríamos identificar en Barcelona y sus ejes comerciales, la Costa Brava, Tarragona y Reus. Allí, la atracción de turistas con alto poder adquisitivo beneficia la venta de productos de joyería. Pero en paralelo, en aquellas áreas que solo dependen del consumo interno, se sufre claramente la situación de crisis económica», concreta el presidente de los profesionales de la joyería.

Cantera potente

«No hay duda de que tenemos profesionales con un muy buen nivel. Su saber hacer es exportable al mundo. Por un lado, hay jóvenes con una gran capacidad creativa y, por el otro, familias joyeras que son claros ejemplos de excelencia», explica Francesc Fayos en respuesta a la pregunta sobre el futuro de la profesión. En este sentido, cree que actualmente hay dos líneas diferenciadas en cuanto a los nuevos profesionales. Por un lado, se encuentran los jóvenes creadores que salen de las escuelas de formación, entre ellas la del propio JORGC, que piensan sobre todo en crear y distribuir sus diseños: joyeros emprendedores. Y por otro, las siguientes generaciones familiares de joyerías tradicionales que preparan el relevo dentro de la estructura empresarial. «Ante esto, sabemos que tenemos y un reto y a la vez una prioridad que es conseguir encajar la demanda de profesionales que tiene el tejido empresarial joyero, con los tipos de profesionales que formamos. Aquí todavía encontramos un desfase», concluye el presidente del JORGC.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]