Actualidad RSS

Escaparates para atraer al cliente. ¿Cuál es el secreto?

29 septiembre, 2016

Escaparate de Gratacós. Riera de Sant Miquel. Barcelona / Xevi Fernández / Gratacós

La profesión de escaparatista está en auge porque los comercios son cada vez más conscientes de la importancia del escaparate en su estrategia global.

En los años cuarenta, Gratacós decoraba sus escaparates con tejidos que simplemente colgaban sobre unos hilos. Siete décadas más tarde, en esta tienda emblemática de Barcelona, el arquitecto Antonio Iglesias es el encargado de recrear un espléndido comedor adornado con los mejores tejidos que se venden en la tienda. La escena hace pensar más en la instalación de un artista contemporáneo que no en el escaparate de una tienda de venta de tejidos al detalle y al mayor. Pero sobre todo, la escenografía, propia de un museo con apuestas arriesgadas, provoca a todo aquel que se pasea por delante de Gratacós. Le hace preguntarse por lo que está viendo. Consigue unos segundos de su atención y sólo con esto, el escaparate de Gratacós ya ha conseguido lo que quería. “Es nuestra tarjeta de presentación. Lo primero que ves de nosotros e intentamos que sea muy atractivo, que llame la atención y haga entrar a la gente. Al margen de si compra o no, queremos que la gente entre a mirar, casi como si se tratara de un museo”,  dice Aida Molano, responsable de escaparates de Gratacós. Aunque este establecimiento y sobre todo, sus escaparates son referentes y tienen un capítulo especial reservado en la historia del comercio de Barcelona, con galardones incluidos, el ejemplo de Gratacós es cada vez más extendido entre los comercios de la ciudad. Un creciente número de tiendas utiliza sus escaparates con estrategias creativas y originales, para atraer los clientes.

Referentes

“Si nos comparamos con las ciudades de Nueva York o Tokio, Barcelona tiene una cultura del escaparate mucho más joven. Pero aquí, si te pierdes por sus calles, encontrarás grandes escaparates. Tenemos una cultura de escaparatismo más arraigada. El pequeño comerciante se preocupa por sus escaparates, incluso cuando el negocio no funciona como querría”, señala el director de la escuela de escaparatismo Artidi, Josep Lluís Martínez. Su análisis es compartida por el consultor en visual merchandising de la empresa Sartia, Daniel Domecq –el encargado de impartir el taller de escaparatismo de la Cámara de Comercio de Barcelona el próximo 10 de octubre. “Los escaparates de Barcelona están a la altura  actualmente, de referencias internacionales como Nueva York, París o Tokio y nos hemos de sentir orgullosos. Pero también hace falta trabajar para evitar que se repitan escaparates iguales en las calles comerciales”, dice Domecq en relación a las grandes marcas de moda. Son estas firmas las que, según los expertos, han conseguido extender la cultura del escaparatismo. En este sentido, Domecq subraya que Zara y el grupo Inditex son unos excelentes referentes en el fomento del culto a los escaparates: “Pienso que gran parte de su éxito, está en los escaparates. Además de la atención en la imagen y en el modelo de negocio que combina bajos precios con imagen de lujo. Es un mix fantástico”.

Reglas básicas

El director de Artidi, quien también trabaja asesorando al grupo Inditex en sus estrategias para los escaparates, recuerda que no hace falta hacer inversiones desorbitadas para tener un escaparate ganador. El éxito de un buen escaparate no se explica tanto por el presupuesto que se invierte, según los expertos, sino por aspectos no monetarios que ellos mismos explican a continuación. Domecq asegura por ejemplo, que lo primero que hace falta “es tener una buena historia para explicar”. Después, entran en juego factores como “estar al corriente de las tendencias actuales y saber cómo conseguir los materiales adecuados a precios asequibles para hacer los montajes”. En esta línea, Martínez dice que con “un presupuesto de cincuenta euros se puede hacer un escaparate increíble, tanto como con uno de dos mil euros”. Pero para conseguirlo, concreta que “hace falta combinar con acierto tres elementos: el producto, el espacio y la decoración”. “Se tiene que escoger productos actuales y atractivos, combinarlos con una buena distribución, valorando los planos visuales más adecuados y teniendo presente el factor sorpresa. A todo esto, debe añadirse el uso correcto de la iluminación y la combinación de colores”, detalla Domecq. Seguramente, porque la correcta formulación de todos estos elementos es sofisticada, hace falta formación para hacer un buen escaparate.

Para recordar

En los últimos años, la popularidad de la profesión de escaparatista ha crecido y los expertos señalan que cada vez es más alta la demanda de estos profesionales. “Para dominar la profesión hace falta estrategias de diseño de mobiliario, de imagen corporativa, de interiorismo comercial. Un escaparatista no viste maniquís solo, esto ha pasado a la historia. Ahora, es una persona que tiene un rol en la estrategia de la empresa porque el escaparate está alineado con el global del mensaje que se quiere transmitir”, recuerda el director de Artidi. Él, que hace veinticinco años que trabaja formando escaparatistas y también creando escaparates, cree que esta profesión se parece más “a ser un mago”, porque “hace falta conseguir que el escaparate haga que la gente compre”. Por su lado, Domecq cree que el auge en la profesión de escaparatista se explica también por el cambio en los hábitos de compra de los consumidores: ”Hoy el cliente se orienta mucho más por la belleza, el orden y la atracción y esto es lo que consigue el escaparatista. Creo que hay una muy buena cantera de estos profesionales y los hemos de valorar más”.

Hace un año y medio, Gratacós pasó de tener toda una esquina de escaparates arriba del todo del Passeig de Gràcia de Barcelona a tener un escaparate “mínimo” en palabras de sus propietarios.  Esto ha sido un incentivo para invertir aún más en creatividad en sus escaparates. “Invitamos a jóvenes diseñadores, nuevos talentos y estudiantes para que hagan sus creaciones. Pero también a profesionales de todo tipo para que dejen ir la imaginación y creen algo memorable”, explica Aida Molano.
Este establecimiento que también vende tejido al por mayor, se trasladó de una parte a otra de la Diagonal de Barcelona. Concretamente, ahora está en la Riera de Sant Miquel del Barrio de Gràcia de la ciudad. Aquí, nos explican que han vuelto a los orígenes, porque los fundadores de la tienda tuvieron su primer establecimiento en la calle Bonavista de este mismo barrio. Ya entonces pensaban que los escaparates habían de ser un aliado para la venta del tejido. Esto aún tiene más vigencia hoy, cuando la venda de tejido “no es fácil” en una sociedad acostumbrada a la compra de una pieza acabada. Molano explica que conscientes de este reto, los escaparates de la firma son una invitación a soñar: “Nuestros tejidos son joyas por sí mismos y muchos escaparates del Passeig de Gràcia han quedado grabados en la memoria de los clientes. Aún hoy vienen y los recuerdan”. Conseguir un lugar en el imaginario del público no es fácil, pero los escaparates son una manera de hacerlo posible.

 

 

Este contenido se ha elaborado en el marco del Plan Integral de Apoyo a la Competitividad del Comercio Minorista de España 2016, financiado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía y Competitividad y por la Unión Europea (FEDER).

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]