Actualidad RSS

Kaleos, gafas que miran hacia fuera

24 julio, 2017

El equipo de Kaleos / Kaleos

Las gafas Kaleos irrumpen con modelos rompedores y estructuras muy diferentes. Ya se venden en toda Europa y en más de seis países fuera del continente.

——

Kaleos es una joven pyme catalana que saca al mercado una colección de gafas de sol cada 3 meses. En total, el equipo hace cuatro colecciones al año para conseguir el objetivo “de ofrecer una gafa para cada tipo de persona”. Joan Gassó el fundador y empresario que está al frente de Kaleos asegura que el esfuerzo, para una firma de estas dimensiones, de sacar nuevos modelos casi constantemente, “es muy elevado”. Pero está dando resultados.

Diferenciarse a través del diseño es la estrategia que hace posible que Kaleos esté encontrando un lugar en el mercado de las gafas de sol y también, graduadas. “No queremos que nuestras gafas sean disfraces, sino que se las puedan poner los clientes. Tenemos otra línea más básica en la cual, los pequeños detalles hacen que cada gafa sobresalga entre el resto”, explica Gassó refiriéndose a las formas, materiales y colores que Kaleo aporta como novedad dentro del sector. Sobre su apuesta por el diseño rompedor añade también: “Decimos que somos eyehunters porque pensamos que cada mirada es diferente y quiere una gafa diferente. Si una persona se pone un modelo u otro de gafa cambia radicalmente su aspecto y también, su personalidad. Pensamos que la gente que compra Kaleos, le gusta ser diferente. Por esto, hacemos gafas que no tengan nada que ver con las que hay en el mercado”.

Después de fijar las bases de la estrategia de crecimiento de Kaleos, a través de diseños muy diferenciados de la competencia y también, de un esfuerzo por internacionalizar la marca desde su nacimiento, la empresa persigue ahora un nuevo objetivo. “Que un cliente entre en una óptica y diga: ‘Quiero unas Kaleos’”, asegura con ilusión el creador de la firma. Aunque ahora el ritmo del negocio ya es muy elevado, la primera colección de esta empresa vio la luz hace relativamente, muy poco. En concreto en 2014 y fue el resultado de un año de trabajo. “Des de que empiezas, hasta que acabas una colección, pasa un año de trabajo. ¡Es mucho tiempo!”, exclama Gassó.

La apuesta para entrar en el mercado de las gafas de sol, la hicieron con una colección que tenía muchos modelos, pero muy pocas unidades de cada uno de ellos. “¡Era una locura! En seguida, nos quedamos sin unidades del modelo que mejor funcionó”, recuerda el empresario. Hicieron la primera venta internacional de unas Kaleos en la feria SILMO de París, una de las más importantes del mundo, en el sector de la óptica y las gafas de sol. Allí, entusiasmados con las primeras gafas que habían fabricado, presentaron el producto a un distribuidor griego. Cerraron la venta e hicieron el primer paso de muchos que han venido después, en el mercado internacional. A partir de aquella feria, aseguran que se dieron cuenta que “el producto podía funcionar”.

 

Estructuras únicas y calidad

Detrás de la imagen singular que tienen las Kaleos, hay la diseñadora creativa Claudia Brotons. Ella, juntamente con otros miembros del equipo de la empresa, dedica horas y horas, a crear muchos dibujos de posibles gafas Kaleos. “Todo el diseño de la marca lo hacemos en casa. Empezamos con una idea que queremos desarrollar. A partir de esta idea, hacemos muchos dibujos del mismo modelo. Podemos hacer hasta treinta. Al final, nos reunimos y escogemos uno”, resume el director de la empresa. En Kaleos dicen que no tienen un estilo muy definido, pero siempre buscan que la manera de combinar los materiales sea novedoso sobre todo por lo que respecta a las estructuras de las gafas.

Después del diseño, el proceso de producción continúa con el desarrollo de los planos técnicos de cada gafa. La firma los encarga a un equipo de diseñadores industriales especializados en este tipo de producto. “Es el paso más importante. Un milímetro de diferencia puede hacer cambiar totalmente el aspecto de una gafa”, advierte Gassó. Los planos de las gafas Kaleos se envían después, a China y a Corea del Sur donde se producen. Cuando Gassó explica el proceso de producción de sus gafas en las fábricas asiáticas con las que trabajan, destaca los protocolos de calidad a los cuales se someten: “Somos muy estrictos. Es habitual en la industria que el control de calidad, se haga a un diez por ciento de la producción. Nosotros controlamos la calidad del cien por cien de la producción. Todas las gafas son revisadas una por una. ¡Es un gran trabajo!”. El trabajo en las fábricas de China y Corea se limita a acoplar las piezas que forman cada gafa Kaleos. Sus componentes –como las lentes, las bisagras o los acetatos- proceden y se compran en Italia.

 

Europa, es el mercado

Una vez fabricadas, las Kaleos se venden a través de distribuidores fuera de Europa y de agentes comerciales propios de la firma dentro del continente. “Nosotros podemos dar servicio a los clientes europeos. Podemos enviarles la mercancía y gestionar toda la distribución y por lo tanto, preferimos hacer las ventas a través de nuestros comerciales. Fuera de aquí, buscamos el mejor distribuidor que pueda tener stock y encargarse del servicio al cliente”, explica Gassó.

Quién puede o quiere vender unas Kaleos también es una pregunta estratégica que la firma se hace constantemente. “Buscamos personas que puedan trabajar una colección como la nuestra. No es una colección masiva y requiere personas diferentes que aporten valor al proceso de venta”, dice el empresario. Está claro que el cliente final de Kaleos, que en este caso son las ópticas, se caracterizan por la búsqueda constante de novedad. Esto es también lo que define la marca. Es en Francia y en Italia donde la firma ha encontrado la mayoría de puntos de venta que dentro del continente, se identifican con su código estético. Los dos países son ahora mismo sus principales mercados. “Después también tenemos distribuidores en Israel, Turquía, Australia, China, Taiwan y Corea del Sur. Pero nos queremos focalizar donde creemos que podemos ser fuertes y esto es en Europa”, concreta el responsable de Kaleos.

Los precios de estas gafas están entre los 130 y los 250 euros. Por lo tanto, el producto va dirigido a un segmento medio-alto y alto de consumidores dentro del Estado. Aquí tienen actualmente, setenta puntos de venta. “Nosotros no estamos dentro de los precios más altos de este sector. Nuestro precio medio son 160 euros y no es un precio alto. La manera de fabricar que tenemos -todo se hace a mano- genera unos costes más altos, que la fabricación a partir de inyección”, razona Joan Gassó sobre los precios de las Kaleos. Tanto por lo que respecta al precio, como también al código estético, en el mercado Europeo e internacional estas gafas se dirigen a un consumidor medio. Unos clientes que ven en las Kaleos una combinación muy seductora de diseño perfectamente estudiado y alejado de las tendencias, pero que a la vez, se puede combinar y muy bien, con las últimas apuestas de las marcas de moda. De hecho, Kaleos, mira también al pasado cuando crea y reinterpreta tendencias históricas para ofrecer algo rompedor.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]