Actualidad RSS

L’Armari cuida de sus clientas

25 octubre, 2019

A l'Armari, las clientas son el centro

La emprendedora Eva Gorchs ha conseguido sacar adelante su tienda de moda gracias a la perseverancia y el esfuerzo, ofreciendo asesoramiento y un trato sincero y personalizado a la clientela


En Puig-reig, un pueblo de la comarca del Berguedà de poco más de 4.000 habitantes, encontramos L’Armari, una tienda de moda impulsada por Eva Gorchs. Esta joven emprendedora decidió dejar un trabajo que le apasionaba para poder conciliar trabajo y familia. “Estudié diseño de moda, patronaje, vestuario y estilismo, y me especialicé en espectáculos porque siempre me ha gustado el cine, el teatro, el ballet, la ópera …”, explica mientras coloca en su sitio las piezas que se ha probado la última clienta que ha entrado en L’Armari, la tienda que abrió en 2011 y que está situada en la plaza del Maestro Bahía, 1.

 

El paso por TV3

Unas prácticas universitarias la llevaron a TV3, donde durante siete años trabajó en el departamento de Vestuario. “Era un trabajo muy interesante y variado: vestí desde los protagonistas de diferentes documentales hasta señoras admirables como Judit Mascó y Viviana Ballbè, y los protagonistas de telenovelas como El cor de la ciutat. Fue una etapa muy interesante y enriquecedora, donde conocí a mucha gente, con un trabajo que me gustaba mucho y en la que me sentía muy a gusto, pero debido a mi situación personal consideré que no podía continuar con ese ritmo. Tenía un niño pequeño, vivía aquí, en Puig-reig, y cada día tenía que ir a TV3 y terminaba tarde … “. Con pena, pero con la ilusión de poder dedicarle más horas a su hijo, Eva dejó el trabajo en la televisión y comenzó a trabajar en una joyería de Puig-reig, “donde también estuve muy a gusto y aprendí mucho a trabajar de cara al público”, comenta.

 

Los inicios de la tienda

Mientras estaba en la joyería, a Eva le surgió la oportunidad de coger una tienda de ropa que se traspasaba. “Era el 2011, en plena crisis, y no sabía qué hacer. Hablé con mi familia, que siempre me ha apoyado en todas las decisiones que he tomado; mis padres lo tenían claro, y me dijeron: ‘Eva, en la vida tienes que arrepentirte de lo que haces y no de lo que no haces. Inténtalo, y no estés toda la vida trabajando para otro’. Y opté por sacar adelante el negocio gracias a su ayuda.

Los dos primeros años no fueron nada fáciles. “Tenía toda la ilusión del mundo, todo lo hicimos nosotros, con la mínima inversión, eligiendo muy bien las marcas que quería tener en la tienda, cuidando los detalles… pero la gente miraba el escaparate y pasaba de largo, no entraba en la tienda, o sólo entraba durante la época de rebajas, y no puedes aguantar un negocio si sólo vienes por rebajas “, recuerda la joven, añadiendo: “Fue muy duro, pero los padres siempre me decían : Eva tienes que aguantar, las cosas no las regalan, cuando se empieza un negocio hay que tener mucha paciencia ‘, y suerte de mi pareja, que también tuvo mucha paciencia. Aquellos dos primeros años lo único que hacía era pagar a los proveedores, los impuestos, los servicios… sólo pagaba, y no sacaba ni para mi sueldo”, explica. Eva remarca que tampoco recibió ningún tipo de ayuda por parte de los bancos, ni de los proveedores, “que a menudo no tienen en cuenta que los pequeños comercios no tenemos la fuerza ni los recursos que tienen las grandes cadenas. Es agotador tener que estar siempre luchando…”, remarca.

 

La clientela llega a L’Armari

Poco a poco, con mucho esfuerzo y dedicación, la clientela comenzó a entrar en L’Armari. “Todo cambió así que la gente me fue conociendo y me cogió confianza; a la vez, intenté poner las cosas fáciles a la clientela -explica Eva-. Les ofrecía la posibilidad de llevarse las piezas a casa para probárselas, por ejemplo, y también empecé a aplicar los conocimientos que tenía de estilismo y de psicología del personaje. Les pido que me expliquen cómo son, qué carácter tienen, de qué trabajan, qué hacen en su día a día… y de esta manera, conociéndolas, me es más fácil encontrar aquellas piezas que más les pueden encajar. Ellas se van contentas y yo quedo satisfecha con el trabajo realizado y por haberlas podido ayudar a estar estupendas y a sentirse mejor con ellas mismas “, remarca. “Me gusta ver que cuando se miran al espejo se gustan y continúan siendo ellas mismas, pero en su mejor versión”.

 

Fidelizar a través de la sinceridad

Gracias al boca a boca, Eva se ha dado a conocer por toda la comarca, y hoy tiene clientes de los pueblos de alrededor como Sallent, Gironella, Berga… y también de Manresa. “No he podido invertir en publicidad, porque no dispongo de recursos, pero sí que he intentado hacer mi trabajo lo mejor posible, y al final ves los resultados”, subraya contenta y esperanzada. Según Eva, una de las mejores herramientas para fidelizar la clientela es la sinceridad. “He conseguido fidelizar las clientas siendo sincera -dice-. Prefiero antes que una clienta salga sin nada en las manos, pero que vuelva, que no forzarla a comprar y que luego no vuelva porque se sienta engañada. Mi estrategia ‘es hacer todo lo posible para que la clienta vuelva, y a veces no tienes que pensar en la venta de hoy, sino a largo plazo, en la de mañana. Esta sinceridad se ha convertido en mi lema”.

 

Las redes, una ventana al exterior

L’Armari, de momento, no tiene página web propia, “y es una de las asignaturas que tengo pendientes”, remarca su propietaria quien considera que, a la hora de promocionar sus productos, las redes sociales funcionan. “A pesar de que no soy demasiado constante y sí un poco anárquica, cuando cuelgo fotos la gente viene más a la tienda. Son como un recordatorio de que existes”.

Para Eva las redes sociales son una ventana al exterior, a partir de la cual puede conocer todo lo que se mueve en el mundo de la moda. “Instagram me permite ver las tendencias, y también sigo un montón de bloggers y gente que está constantemente actualizándose. Estoy siempre conectada para ver qué pasa en Nueva York, en París, en Londres, en Milán… es la manera que tengo de estar al día, saber qué pasa en mi sector “.

A Eva también le gustaría poder ir a ferias, pero económicamente no se lo puede permitir. Aun así, no para de buscar nuevas marcas para diferenciarse del resto de la competencia, “porque si no todas las tiendas acabamos teniendo las mismas marcas y la misma ropa”, y ofrecer a la clientela aquellas piezas que encajan con el su estilo. “Las modas se deben seguir, poco o mucho, pero lo que quiero es poder ofrecer ropa con la que la clienta se sienta a gusto, que le encaje y salga contenta con la compra hecha. ¡Esto te obliga a estar activa!”. Antes de incorporar una marca nueva en L’Armari, Eva suele ir a Barcelona a ver los proveedores, para poder tocar la ropa, ver cómo están confeccionadas las prendas, etc. “Yo necesito mirarlo, tocarlo, antes de decidir qué marca adquirir. “¡No entiendo como la gente puede comprar ropa por internet!”, exclama. “El tacto, las cualidades y el tipo de caída de la ropa es muy importante para decidir si una pieza te sienta bien o no”.

 

Fomentar el comercio de proximidad

Ante la realidad de la venta en línea, Eva remarca la necesidad de ayudar al pequeño comercio. “Si no se le ayuda, el pequeño comercio no podrá sobrevivir, y si desaparece, también se perderá el ambiente, la gente en la calle, el color, la luz por la noche… Y si todo esto desaparece, porque no hemos sabido cuidar el pequeño comercio, los barrios y los pueblos perderán su encanto… y parece que la gente no le dé importancia. Comprando por internet estamos agrandando un gigante impersonal que ya factura muchos millones, mientras que comprando en la tienda de barrio estamos ayudando a familias, y haciendo que la vida en el barrio perdure”, concluye.

 

Este contenido se ha elaborado en el marco del Programa de Comercio Minorista 2019, cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]