Actualidad RSS

Los ejes comerciales revitalizan el comercio de proximidad

3 octubre, 2018

Las 24 fichas coleccionables para redescubrir el Barrio Gótico, que se distribuyeron gratuitamente desde los comercios más cercanos a los lugares de interés. / Barna Centre

Asociaciones y entidades impulsan iniciativas para difundir la oferta comercial y cultural de los diferentes barrios de Barcelona y atraer a la clientela local

—–

El comercio hace ciudad, pero para ello es necesaria la colaboración y el impulso de entidades y asociaciones de comerciantes que hacen bueno el dicho de “la unión hace la fuerza”. Según el estudio Las asociaciones de comerciantes como promotoras socioeconómicas del territorio, impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona, las asociaciones de comerciantes han jugado y juegan un rol importante de cohesión, representación e interlocución del tejido comercial con los poderes públicos y la visualización de marcas territoriales. Además, en la segunda década del siglo XXI se observa un mayor énfasis en la responsabilidad social de todos los agentes que intervienen en un territorio, y los comercios y las asociaciones que los conforman se encuentran inmersos en esta social responsibility que también busca fórmulas para ayudar al pequeño comercio o comercio de proximidad.

El estudio también destaca la necesidad de que las asociaciones tengan un funcionamiento óptimo, porque una mejora en la reputación de las asociaciones redundará en una mayor afiliación y más recursos para poder representar con propiedad las personas y empresas asociadas.

Actualmente, las asociaciones de comerciantes de la ciudad llevan a cabo diferentes iniciativas -en el marco del Programa de Comercio Minorista cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea- con el objetivo de hacer difusión de la oferta cultural y comercial de la zona. Destacan entidades como Barna Centre, Amigos de la Rambla o la Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real, entre otros, que han impulsado diferentes actividades para revitalizar el comercio de proximidad y vincularlo con interesantes propuestas culturales.

Redescubrir el Barrio Gótico de la mano de Barna Centre

Redescubrir el Barrio Gótico a través de las pequeñas historias escondidas en las calles del barrio es el objetivo de una de las últimas iniciativas de Barna Centre, entidad creada en 1973 de la mano de un grupo de comerciantes y empresarios del Barrio Gótico que busca dinamizar el centro histórico mediante el asociacionismo y la implicación del comercio de proximidad.

Una manera de hacerlo ha sido con 24 fichas coleccionables que se distribuyeron gratuitamente desde los comercios más cercanos a los lugares de interés y que promueven el redescubrimiento de esta zona de Barcelona a través de las pequeñas historias escondidas en las calles del barrio. Las fichas están numeradas del uno al 24 y en cada establecimiento hay una diferente que explica el hecho o leyenda más cercano al emplazamiento.

“Las fichas explican pequeñas anécdotas, curiosidades históricas y culturales como, por ejemplo, cuál es la historia del ángel de Portal del Ángel; quien fue el vecino de la calle Llibreteria que nadie quería, en qué calle de la ciudad se inspiró Picasso a la hora de pintar Las señoritas de Aviñón, o quién es el bandolero preferido del barrio del Pi”, explica Isabel Rodríguez, gerente de Barna Centre.

La iniciativa, muy bien acogida por los comerciantes y por la clientela, ha puesto en contacto la riqueza cultural del territorio con el comercio, “porque entendemos que el comercio es una forma de cultura y de expresión”, dice Rodríguez.

Con estas pequeñas y curiosas historias se ha querido que el cliente local se sorprenda y que redescubra el centro de la ciudad. “La intención era invitar al cliente a hacer una ruta por las diferentes tiendas para conseguir todas las fichas a partir de un mapa”, añade la gerente de Barna Centre, entidad que ha repartido 5.000 fichas entre los comercios del barrio.

Otra iniciativa que la entidad llevará a cabo próximamente son las rutas guiadas entorno a los espacios recogidos en las fichas. “A las nuevas rutas invitaremos la clientela de los comercios de proximidad, o sea, a la gente de la zona, vecinos y barceloneses que quieran redescubrir su ciudad”. Son rutas gratuitas que comenzarán el mes de noviembre y que invitan a la ciudadanía a conocer el Barrio Gótico y sus comercios, y que -como dice Rodríguez- “los hagan suyos”.

La gerente de Barna Centre considera necesario llevar a cabo iniciativas como estas para revitalizar el comercio y la zona, y hacerla más cercana a los barceloneses. “El comercio vive momentos de incertidumbre; todo el mundo es consciente de que se está produciendo un cambio, y eso genera inquietud. En nuestra zona, especialmente, porque de un tiempo a esta parte existe la percepción de que la gente de la ciudad no viene como venía antes a comprar y a pasear por el centro”. Rodríguez destaca que se están haciendo esfuerzos importantes por parte del comercio para renovarse, “porque las tiendas de proximidad necesitan el cliente de ciudad”, remarca la experta.

 

Comercio, gastronomía y cultura con los Amigos de la Rambla

La Rambla, una de las calles más emblemáticas de Barcelona, tiene su asociación de amigos. En concreto, se trata de la Asociación de Amigos, Vecinos y Comerciantes de La Rambla y de la Plaza de Cataluña. Esta fue creada en 1960 para defender y promover los intereses sociales, comerciales y culturales de este paseo universal, y hacer que recuperara el prestigio que había perdido. En estos casi sesenta años de historia, la Asociación de Amigos de la Rambla ha liderado la promoción y la regeneración del paseo con campañas en defensa de los intereses de vecinos y comerciantes.

A pesar de que en la Rambla casi no encontramos comercio de proximidad, la asociación trabaja para ofrecer servicios a los establecimientos que hay ubicados -restauración, hostelería y grandes marcas, principalmente- y a los clientes y vecinos. “Lo que intentamos es que nuestros asociados, que son tanto comercios como vecinos y gente que ama la Rambla, hagan uso de los comercios que hay, los hoteles y los restaurantes, y que haya una colaboración y un buen entendimiento”, explica Xavier Masip, gerente de la Asociación de Amigos de la Rambla. Para hacerlo posible, la entidad creó una tarjeta de socio que permite obtener ventajas y descuentos en los establecimientos de la zona.

Asimismo, la entidad es muy activa haciendo difusión de la oferta cultural y comercial de la Rambla. “En la página web ramblejant.com -explica Masip- anunciamos la oferta cultural y comercial, y a la vez tenemos otro portal más dinámico –laramblabarcelona.com– donde hacemos promoción de todas las actividades que se llevan a cabo en la Rambla y alrededores”. Además, la asociación también publica un blog -ramblejant-, edita una newsletter mensual, un boletín en papel y, cada seis meses saca una nueva edición de Ramblamap, un plano con información comercial de la zona.

Además, a principios de octubre la entidad organiza la fiesta del Roser, “que es la fiesta de la Rambla, donde intentamos atraer al público barcelonés. Para hacerlo, decoramos con flores diferentes espacios del paseo y sus edificios, y hacemos varias actividades culturales “, explica Masip quien remarca que en todas las actividades que organizan buscan atraer al público local “para que los barceloneses redescubran la Rambla, la calle con una oferta cultural más extensa, ya que cuenta con el Liceo, teatros, salas de concierto… En la Rambla hay mucha actividad cultural “.

Otra de las actividades que organiza la Asociación de Amigos de la Rambla es la degustación gastronómica. Este encuentro que tiene lugar en el mes de junio, también busca captar al público barcelonés y mejorar el nivel de la gastronomía que hay en la Rambla. “Desde la asociación ayudamos a que el centro de la ciudad sea el escenario de actividades y hechos interesantes, que sean atractivos para los barceloneses”, concluye el gerente de la Asociación de Amigos de la Rambla.

 

Con Reialitza’t, la plaza Real reconquista los barceloneses

La plaza Real es uno de los lugares más emblemáticos de Barcelona que ha vivido etapas de todos colores. Épocas de esplendor se han alternado con otras más oscuras, lo que ha provocado que poco a poco los barceloneses se hayan alejado de una de las pocas plazas porticadas de la ciudad, creada en 1848 donde antes estaba el convento los Capuchinos y reformada entre 1982 y 1984.

Con la voluntad de dar a conocer la esencia, la historia y los servicios que podemos encontrar, la Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real ha creado el proyecto audiovisual Reialitza’t, “donde, de la mano de la oferta gastronómica y cultural de la zona, mostramos la vitalidad, la tranquilidad y la autenticidad de este singular enclave de Barcelona que, con sus palmeras, podría definirse como un auténtico oasis”, explica Patricia Radovic, gerente de la Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real.

Gastronomía, cultura, vida nocturna, música en vivo y negocios son los principales polos de atracción de visitantes, turistas y residentes en la plaza, “unos negocios que han creado sinergias, que colaboran para el buen funcionamiento y la convivencia en este espacio de Ciutat Vella que quiere recuperar la clientela de toda la vida, los barceloneses”. Gracias al proyecto Reialitza’t -ideado por Patricia Radovic, y dirigido y realizado por la periodista Marta Pons- más de una veintena de cápsulas audiovisuales invitan a visitar la plaza y ayudan a conocer su historia, como cuando los marinos del siglo pasado iban a tomar unas birras en la cervecería Colón, la primera que tuvo tirador de cerveza de Barcelona; los remedios naturales de la Herboristería El Rey, con dos siglos de vida; o el mítico restaurante Glaciar, de 1929. Además, hay que apuntar que es un espacio que cuenta con música en vivo los 365 días del año

La iniciativa, con un vídeo de presentación donde se explica la singularidad de la plaza a través de sus establecimientos, “una plaza que no se apaga nunca en el corazón del Barrio Gótico”, se complementa con el resto de cápsulas que dan a conocer las diferentes propuestas comerciales y culturales que encontramos en la plaza Real. Es tanta la originalidad que se desprende, que son varias las iniciativas que han querido aprovechar esta creatividad para mostrar su actividad, como es el caso de la Fundación Setba, dedicada a difundir la cultura con valor social; The Foundery, espacio de cooworking y aceleración de start ups, o la revista Time Out. El presidente de la asociación, Enrique Gimeno, apunta: “Más de 500 personas trabajan en esta plaza, tan auténticamente genuina y espontánea que, si no existiera, no se podría inventar”.

 

 

Este contenido se ha elaborado en el marco del Programa de Comercio Minorista 2018, cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea.


Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]