Actualidad RSS

Medio siglo de liderazgo en el sector nupcial

26 mayo, 2014

Exposición 50 Love stories de Pronovias / Pronovias

Pronovias cumple 50 años. Lo ha celebrado en Barcelona con una exposición retrospectiva y su desfile anual en el marco de la Bridal Week, dos actos que han atraído a profesionales de todo el mundo.

Unas manos nervudas dan la bienvenida a los visitantes de la exposición de Pronovias. Son manos que han trabajado muchas horas, manos que cosen con delicadeza y perfección. Su belleza «no es estética, radica en la sabiduría que atesoran», explica la comisaria de la exposición «50 Love stories de Pronovias», Charo Mora.

Bajo estas manos están los maniquíes con las glasillas y los primeros patrones que deben dar vida a un vestido Pronovias.

«Aquí es donde empieza siempre todo, con este trabajo manual y preciso de costureras como Carmen, Paquita y muchas otras personas. Es el embrión del proceso de elaboración de un vestido y debe ser el punto de partida para ver la exposición», revela la comisaria.

Hemos quedado con ella para conocer cómo ha escrito el relato de los 50 años de historia de Pronovias a través de sus vestidos. En esta cita, nos unimos a una cincuentena de periodistas «sobre todo de Italia y de los EE. UU.» —concreta Mora—, que han viajado a Barcelona para asistir a los actos de celebración del aniversario de la firma. También hay algún retailer entre los visitantes de hoy. Todos ellos están aprovechando las últimas horas antes del desfile que se va a celebrar en el Pabellón de Italia de la Fira de Barcelona para ver esta recopilación única del trabajo de Pronovias.

Todo el mundo

«Soy distribuidora de los vestidos de Pronovias en el área del Caribe. Allí es una firma emergente que está fuera del alcance de la mayoría. Sus diseños son muy caros en esa zona y están destinados a segmentos exclusivos de consumidores», explica una de las asistentes a la visita guiada a la exposición. La acompaña otra retailer, en este caso de Canadá, que afirma: «En mi país, ya hará casi unos 10 años que Pronovias se ha convertido en una firma muy conocida».

Además de reunir unos pocos retailers, la visita de hoy está dirigida a captar la atención de los periodistas internacionales y a trasladar un mensaje claro: «Pronovias hace 50 años que viste las novias del mundo, ofreciéndoles artesanía, calidad y diseño».

Es por ello que se recibe a los visitantes con un texto que explica que cuando Alberto Palatchi Bienveniste, padre del actual presidente, llegó a Barcelona en 1914 llevaba su maleta «llena de tejidos y encajes de materiales preciosos». La calidad ya era entonces un valor capital del producto que quería ofrecer la familia Palatchi. Y así lo subrayan en la exposición que se ha podido ver durante una semana en el Convent dels Àngels de Barcelona.

«Aquí también se quiere homenajear a los materiales y los tejidos. La firma trabaja con los pocos artesanos que quedan en Barcelona. Están en talleres centenarios donde todavía hacen bordados, tocados o trabajan las plumas», explica detalladamente Charo Mora ante la expectación de la mayoría de los periodistas y, también, la admiración explícita de algunos de ellos que alaban cada uno de los modelos y registran la visita con sus dispositivos electrónicos.

«Pronovias es una de las firmas más importantes y su desfile es el mejor show del sector a nivel mundial», nos explica la directora de moda de la revista Brides de EE. UU., Rachel Leonard. Su editora subraya, además, que «cumplir 50 años en esta industria es muy difícil». Ambas aseguran sentirse maravilladas con el resumen histórico de vestidos de esta exposición. Gracias al trabajo de la organización se ha podido conseguir algunos de los modelos más antiguos de la casa. En concreto, destacan dos vestidos que datan de 1978 y están firmados por Pedro Rodríguez. «Provienen de una de las colecciones privadas más importantes de España y son la mejor manera de explicar cómo Pronovias fue pionera en hacer posible el ready to wear para todas las novias», afirma Mora.

El presente les ofrecía futuro

«La aventura creativa de Pronovias se inicia en 1964 cuando Alberto Palatchi Ribera decide, junto con su padre, crear la primera firma de moda nupcial española», narra la exposición en uno de sus soportes visuales. «Al inicio de la década de los 60, era muy caro hacerse un vestido de novia para un único día. Pronovias tuvo la idea de hacer un producto a medio camino entre la alta moda y los diseños para el gran público. Es así como nace el concepto ready to wear aplicado a la moda nupcial», asegura Charo Mora haciendo énfasis en el carácter pionero y rupturista de la oferta de Pronovias en aquellos años.

Esta iniciativa empresarial liderada por Palatchi dio acceso a los vestidos de novia como hoy los conocemos a un gran número de personas. En paralelo, también se produjeron cambios significativos en la estética de los vestidos nupciales. «El ready to wear simplifica muchísimo el patronaje, ya que los patrones son mecánicos y esto se puede ver, por ejemplo, en este vestido que destaca por unas líneas muy puras», sigue explicando la comisaria al tiempo que señala los dos modelos de Pedro Rodríguez.

Los vestidos de Rodríguez son también una prueba de que, por primera vez, se mira hacia la juventud para inspirarse y encontrar nuevas formas para la moda femenina. «En los 60 y 70 es la primera vez que se mira hacia la juventud y Pedro Rodríguez lo hace en estos modelos de Pronovias. Él era el gran diseñador de la haute couture de la moda española y Pronovias fue capaz de acercarlo a las novias», destaca Charo Mora.

Innovación siempre

Las 50 piezas de la exposición de Pronovias narran, en definitiva, los 50 primeros años de historia de la firma. Lo hacen subrayando los cambios estilísticos, estéticos y conceptuales del producto. Sintetizan la evolución de las técnicas de producción y, sobre todo, los sueños de las mujeres que los llevaban y la sociedad en que nacieron.

Cinco conceptos estructuran la visita. Entre ellos, por una parte, las siluetas. Y para ello, se dedica un espacio a repasar las seis siluetas básicas a partir de las cuales nacen los vestidos de la firma: el kaftan, el halter, el reloj de arena y la sirena. Y por el otro, hay un esfuerzo por explicar cómo la camisa y el vestido de novia se unieron gracias a la creatividad del anterior diseñador de la casa, Manuel Mota. Él quiso materializar con esta unión su búsqueda de nuevos códigos estéticos. «Esta metáfora surge al inicio del siglo xxi y desde entonces, el vestido ‘camisero’, como se conoce en la casa, es un icono que no ha dejado de evolucionar», asegura Charo Mora.

Las ciudades de Milán y también de Nueva York tendrán ahora el privilegio de disfrutar de este resumen histórico en forma de vestidos que ha preparado Pronovias para celebrar su 50 aniversario.

En paralelo, además, la firma ha anunciado la adquisición de un local de mil metros cuadrados en la Rambla de Catalunya de Barcelona, para situar su nueva flagship store. Con esta compra, Pronovias dejará la vía de lujo por excelencia de la capital catalana, el paseo de Gracia de Barcelona y se situará en el eje comercial paralelo a esta avenida.

Además de esta adquisición, la compañía ha anunciado un nuevo plan de expansión con el que prevé duplicar sus puntos de venta en todo el mundo, en los próximos 5 años. Toda una declaración de intenciones que demuestra que quiere seguir cumpliendo años de la mejor forma que sabe hacerlo, diseñando vestidos de novia y acercándolos al consumidor.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]