Actualidad RSS

Primero la comida, luego la ropa y ahora, la cosmética natural

18 febrero, 2015

Producto Homo Naturals / Homo Naturals

Las ventas de cosmética natural en todo el mundo crecerán un 350% hasta el año 2020 y supondrán 14.000.000.000 de euros de facturación.

 «Quien consume ropa hecha con productos orgánicos también consume cosmética orgánica y, por supuesto, querrá encontrar pinturas para la casa que sean orgánicas. Los consumidores comenzaron preguntándose qué comían, después, se sensibilizaron por la ropa que llevaban y ahora, por lo que se ponen sobre la piel», explica Santi Mallorquí, responsable de la empresa Organic Cotton Colours. Su firma tiene más de veinticinco años de historia y, siguiendo esta pauta, comenzó produciendo ropa con algodón orgánico. Ahora, entre las líneas de producto que ofrecen, podemos encontrar la cosmética hecha solo con aceites y esencias naturales.

Los inicios

A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, el sector de la alimentación comenzó tímidamente a reivindicar un espacio para los productos orgánicos, como reacción a los profundos procesos de industrialización en Europa y en EUA. Hacia los años sesenta, se produjo una institucionalización de los movimientos que reivindicaban esta producción orgánica y de proximidad de los alimentos. Alrededor de estas organizaciones, se impulsaron los primeros proyectos de moda ecológica y sostenible.

Con el cambio de siglo, durante la primera década del 2000, se vio una verdadera explosión de la demanda y también de la producción de todo tipo de oferta dentro de la categoría orgánico y natural ‒la denominación final depende todavía hoy del país en el que nos encontramos.

Entonces, nació el subsector de la cosmética que, tal como explica el estudio Orgànic 3.0, publicado por el centro de investigación austríaco Zukunftsinstitut Österreich GmbH, está viviendo un fuerte crecimiento impulsado por el auge de un público cada vez más informado.

Cataluña no ha quedado al margen de esta actividad y en los últimos cinco años, aquí han nacido varias marcas que quieren ofrecer al público una cosmética basada en productos solo naturales y preservar los valores básicos de la etiqueta «orgánico».

Orgánico y Cataluña

Es el caso de Homo Naturals que entró al mercado en abril de 2012, de la mano de Robert Vinyes. La firma ha previsto tener veinte referencias antes de acabar el año ‒empezó con solo cuatro‒, y ya disponen de quinientos puntos de venta en el Estado y cien en los mercados internacionales. Vinyes subraya que sus productos «se formulan en Barcelona y son 100% naturales». De hecho, y tal como recomienda el estudio del Zukunftsinstitut Österreich GmbH, desde Homo Naturals cierran el círculo y, además de garantizar un producto natural, procuran ofrecer un envase sostenible y reciclable, hecho de vidrio y cartón: «El vidrio es el material más inocuo y el más respetuoso con el medio ambiente. Utilizamos vidrio ecocertificado de primera calidad, procedente de Alemania y libre de minerales pesados como el plomo».

Alemania es líder europea, seguida de Francia, en el consumo de cosmética natural. Los dos países juntos suponen el 30% de la demanda mundial de estos productos. El ranking, sin embargo, lo lidera EUA con el 35% de la cuota de mercado, según los datos de la consultora Grand View Research incluidos en el estudio «Global Organic Personal Care Market Analysis And Segment Forecasts To 2020». Este informe sirve de referencia a los organizadores de la BioFach, la feria de productos orgánicos más importante del mundo, que se celebra en Alemania y que acoge también la Vivaness, feria de referencia únicamente de cosmética natural.

Tal como explica el responsable de la empresa gerundense Organic Cotton Colours, formar parte de una de estas dos ferias «no es fácil, ya que requieren certificaciones muy exigentes para garantizar el origen y la calidad de la materia prima natural». Su empresa consiguió la etiqueta de producto innovador, hace tres años en esta feria, gracias a sus detergentes para lavar ropa orgánica.

En el mes de febrero es cuando se celebran tanto la BioFach como la Vivaness. Entre las ciento noventa y dos firmas de cosmética de todo el mundo que se presentan, hay una catalana, Cohitech, que fabrica productos de higiene íntima para mujeres con fibras únicamente de algodón natural. Un indicador que coinciden en afirmar tanto Vinyes como Mallorquí: «hay todavía mucho camino por recorrer».

En este sentido, a finales de 2014 salió al mercado otra marca de cosmética natural catalana: Mare Mae. Su fundador, Albert Pereta, creó esta empresa familiar para ofrecer un «producto honesto y transparente a los consumidores». Desde San Francisco, donde reside, nos cuenta que como buen emprendedor siempre busca crear nuevos proyectos que tengan un retorno a la sociedad. En el caso de Mare Mae explica: «Queríamos crear una línea de producto que fuera lo más atemporal posible. La cosmética es un sector demasiado ligado a las tendencias efímeras que trabaja con unos márgenes exagerados y que basa buena parte del producto en la publicidad y el marketing». Después de un año testando diferentes formulaciones basadas en minerales y algas marinas del mar Muerto, decidieron empezar a seducir a los clientes exhibiendo sus productos en los diferentes mercados de ciudades, en la calle: «Creo que la mejor estrategia de marketing es aquella que invierte cero en publicidad. El boca a boca y el contacto directo con las personas son lo más importante para que una buena marca crezca».

Tanto Mare Mae como Organic Cotton Colours y Homo Naturals respetan una premisa esencial de la cosmética orgánica que es la producción local y de proximidad. Además, para Homo Naturals es muy importante subrayar la marca Barcelona que acompaña a la firma, ya que, según explica Vinyes, «la ciudad es una referencia mundial de estilo de vida, culto al cuerpo y deporte». Dado que su empresa solo formula productos para hombres, cree que todavía está más justificada la presencia de Barcelona junto al nombre de la marca: «Fuera de nuestro entorno, se ve el hombre de Barcelona como alguien que tiene mucho cuidado de su aspecto personal». Esta apreciación es aún más importante en China, donde exporta también la empresa de Vinyes y que, a su juicio, «aprecia el producto hecho en Barcelona».

Los datos de la consultora Grand View Research apuntan a que la zona de Asia-Pacífico no será una excepción en cuanto al crecimiento de la demanda de productos de cosmética orgánica. Allí, este sector puede llegar a generar unos beneficios de 3.300.000.000 de euros hasta 2020.

En total, los datos de Grand View Research, utilizados por los grandes agentes de este sector como las multinacionales Bare Escentuals, The Body Shop, Aveda o Kiehl’s, entre otros, apuntan a que las ventas de cosmética natural en todo el mundo crecerán un 350% hasta el año 2020 y supondrán 14.000.000.000 de euros de facturación.

Servicios de Barcelona és moda

eCommerce

Abre tu negocio en la red   Tu tienda online las 24 horas del día. Permite que tus clientes accedan fácilmente a tus productos con un catálogo online actualizado

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]