Actualidad RSS

Redes sociales: máximo impacto, mínimo esfuerzo

5 septiembre, 2019

Talleres de comercio: Redes sociales: máximo impacto, mínimo esfuerzo

La experta Maria Millán dará a conocer, el 30 de setiembre en la Cámara de Comercio de Barcelona, las principales técnicas para vender al cliente online en la tienda física

—–

“Redes sociales: máximo impacto, mínimo esfuerzo” es el título de la sesión que impartirá María Millán el 30 de setiembre, de 9.30 a 13.30 horas, en la sede de la Cámara de Comercio de Barcelona dentro de les Actuaciones Divulgativas sobre Marketing Digital que se engloban en el marco del Programa del Comercio Minorista.

Millán, experta en transformar empresas para que crezcan como referentes de sus sectores en aspectos como el marketing, las ventas y la comunicación on y offline, especialmente por lo que respecta a la optimización del uso de las redes sociales, dará a conocer las principales técnicas para vender al cliente online en la tienda física.

Como explica la ponente, actualmente, en un elevado porcentaje de casos, antes o después de una venta física se produce una búsqueda digital, a menudo desde el teléfono móvil, de la marca o del producto que se considera comprar. Por este motivo, las empresas del sector del comercio al detalle tienen que asegurarse que su visibilidad y reputación online, así como su forma de moverse en las redes sociales, potencia las ventas en su tienda física.

“La realidad del pequeño comercio es que el cliente entra en la tienda, mira qué le interesa, lo toca, se lo prueba, y después sale y lo compra en Amazon. Por este motivo, con el taller quiero ayudar al pequeño comercio a que, si sus precios son competitivos o próximos a los de Amazon, consiga crear un vínculo con el cliente para que en lugar de comprar el producto online lo compre en la tienda física”, explica la ponente, añadiendo: “El secreto es crear este vínculo, una relación, y que en igualdad de condiciones, o en condiciones parecidas, el cliente prefiera comprar el producto en la tienda física, a una persona que le ha ofrecido una información y le ha generado confianza, y no online”.

Para conseguir crear este vínculo, Millán considera que el papel de las redes sociales es fundamental. “Ayudan a fidelizar al cliente, a que establezca una relación con el vendedor, que se humanice la compra de nuevo, y que exista una comunidad, donde las personas se interrelacionan y el proceso de compra y venta sea más personalizado, más cercano, más agradable, que no en la compra online. Para conseguirlo, a veces es incluso necesario que el vendedor tenga a mano su móvil o tableta, herramientas que le pueden ayudar a reforzar la venta y evitar la compra online”, explica la experta, quién durante la sesión explicará cómo hacer este proceso”.

 

La página web, la tarjeta de presentación

María Millán considera que actualmente todos los comercios tienen que tener su página web “porque es como la tarjeta de presentación, y cuando alguien nos habla de un comercio o negocio, lo primero que hacemos es entrar en el móvil y googlear su nombre para ver de qué nos están hablando”. Por este motivo la experta cree necesario que todo negocio tenga esta carta de presentación, “y no hace falta que sea una página web muy sofisticada, o que se esté actualizando constantemente, como sí que era necesario hace tres o cuatro años, porque el papel de difusión lo hacen las redes sociales y no la página web”.

Lo que sí debe hacer la página web es explicar a qué se dedica el comercio, porque es especial, donde está situado, el horario y, si es posible, incluir ejemplos de servicios que los clientes reconocen como muy buenos o relevantes, o bien testimoniales.

 

Presencia en las redes

Millán considera importante tener presencia en las redes sociales, pero esta presencia no debe ser de cualquier manera. Lo primero que hay que hacer es analizar el tipo de negocio, a qué público se dirige y qué le pueden aportar las redes sociales. “Hay negocios que viven de la gente del barrio, y es más importante el contacto diario con los clientes. Por este motivo no es necesario que se estén exhibiendo continuamente en las redes, que hagan promociones constantes, etc.”, explica.

Y según el tipo de comercio, hay unas redes que son más adecuadas que otras. “Al pequeño comercio les recomiendo Facebook porque permite mantener al día una conversación cercana, amistosa… Pero si, por ejemplo, estamos hablando de un negocio de informática, es necesario estar en LinkedIn porque es una red profesional, donde se habla de servicios profesionales y donde el comercio o la empresa puede difundir informaciones técnicas, nuevos servicios que ofrecerá porque ha contratado un nuevo trabajador, etc.”.

Por otro lado, Twitter es –según la experta– más útil para aquellos negocios que tienen que ofrecer novedades de manera continua, y permite dar la sensación de omnipresencia, de estar al día y siempre conectado.

“Instagram es para aquellos negocios que quieren potenciar la imagen, puesto que es una red muy visual, pero tienen que tener claro que si quieren estar en Instagram tienen que hacerlo bien, con fotografías de calidad y con gusto, muy bien editadas, porque si no lo hacen de esta manera es posible que en lugar de beneficiarles les perjudique”. Por este motivo, la experta recomienda tener gusto o contar con el asesoramiento de algún entendido, “porque una mala imagen puede ser contraproducente y negativa para nuestro negocio. Se pueden hacer cosas sencillas, pero con gusto”, remarca.

Además de cuidar mucho la imagen, María Millán también considera importante ser constante, regular. “A menudo la gente empieza con mucha energía, el primer mes publica muchas cosas, casi cada día, y después empieza a decaer en el ritmo de publicaciones, y cuando han pasado seis meses ya no sabe qué publicar”, explica añadiendo: “No tener una cierta constancia y rigor en la manera como se hacen las cosas da sensación de poca profesionalidad”.

Por este motivo, Millán aconseja hacer de menos a más: “Cuando estás seguro que eres capaz de difundir con músculo, de manera constante, entonces es el momento de intensificar tu presencia, teniendo claros los momentos “estrella” para tu negocio”. Pone un ejemplo: “Puedes empezar publicando un post mensual en LinkedIn, o enviar un tuit a la semana o dos tuits al mes, y en Facebook publicar cada quince días. Cuando ves que ya lo tienes controlado, entonces puedes aumentar el ritmo, pero si resulta que, por ejemplo, hay una fiesta en el barrio, y quieres aprovechar la oportunidad y aumentar el ritmo de publicaciones, perfecto, porque se trata de un acontecimiento especial, y el consumidor entiende que incrementes tu presencia online a causa de este evento”.

A pesar de ello, la experta considera importante observar la reacción de la gente, de los consumidores, y actuar en consecuencia, teniendo presente que los resultados de las acciones en la red tardan un poco a percibirse. “No se obtienen resultados inmediatos, pero todo llega con tiempo y constancia”, apunta.

 

Máximo impacto con el mínimo esfuerzo

En la sesión que impartirá en la Cámara, María Millán también explicará la importancia de tener muy claro el tipo de mensaje que se debe difundir. “La mayoría de los comerciantes lo que hacen es buscar qué hace la competencia, y después hacen un refrito, una versión propia, de lo que han encontrado. Pero lo que es importante es tener un discurso propio y tener muy claro porque te compraran a ti y no a la competencia. Una vez tienes claro qué quieres decir, es necesario comunicarlo poco a poco, muy enfocado al cliente, y con sentido crítico, viendo qué funciona y qué no, sin prisas… Hay quién dice que es necesario tener mucha presencia en las redes sociales, pero la realidad es que todos estamos saturados de mensajes y es más efectivo tener menos presencia, pero de más calidad, ofreciendo algo relevante. Este tipo de mensajes, los que aportan valor, son los que el consumidor sí que quiere escuchar o leer”.

Millán es de la opinión que el pequeño comercio tiene que posicionarse, tiene que saber cuál es su nicho de mercado y cómo generar contenido para llegar allí. Para hacerlo, durante la sesión la ponente ofrecerá algunas de las principales técnicas para generar nuevos contenidos y que el comerciante siempre tenga alguna idea nueva para publicar. “Enseñaré como tener una manera propia de comunicarse con el cliente y de generar aquellos contenidos que la gente sí que quiere recibir. Es necesario conseguir mantener una relación con el cliente y que este tenga ganas de ver qué podemos ofrecerle”.

La experta considera que las redes sociales también deben servir al pequeño comercio “para que en el momento en el que el cliente tenga que comprar algo piense en él, más que para vender online. Lo importante es que el cliente tenga presente la tienda y que cuando necesite algo vaya”, remarca Millán, quién concluye: “El curso de cuatro horas permitirá a los asistentes salir con ideas claras de cómo utilizar mejor las redes sociales y cómo adaptar su proceso de venta en la botiga física para proteger sus ventas actuales y para vender más, con el mínimo esfuerzo”.

 

Enlaces de interés

Más información sobre el programa e inscripciones al taller de comercio: “Redes sociales: máximo impacto, mínimo esfuerzo” en este enlace.

 

Este contenido se ha elaborado en el marco del Programa de Comercio Minorista 2019, cofinanciado por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]