Entrevista

«La moda es durísima, te enamora o no la puedes resistir»

Marta Rota, diseñadora y empresaria en Tot-Hom

«Entrar en Tot-Hom es como vivir en un capítulo de Cuéntame», dice la diseñadora Andrea Osés Rota, hija de la modista y empresaria Marta Rota. Nosotros lo comprobamos durante una mañana, en la tienda que tiene la firma en Barcelona.

—–

Marta Rota creó Tot-Hom, su empresa familiar, hace cuarenta y cinco años. Hoy todavía está al frente de la firma. Trabaja junto con sus dos hijas, Andrea y Alejandra. Además de un equipo de cincuenta personas que hacen funcionar dos tiendas –en Madrid y en Barcelona. Y el taller, el corazón de Tot-Hom. Ubicado en la capital catalana, es donde se hacen realidad las creaciones de la firma, siempre equilibrando de manera mágica las tendencias más actuales y las inspiraciones clásicas. Unidas ambas por un patronaje y una costura impecables.

 

Personajes conocidos como Isabel Preysler, Carmen Lomana, Juncal Rivero o Judit Mascó visten las creaciones firmadas por Tot-Hom. Los vestidos de la firma catalana han aparecido recientemente, además, en la popular serie televisiva Velvet.

 

Mucho antes de que esto sucediera, la diseñadora Margarita Jovani, la madre de Marta Rota, la introdujo en el mundo de la moda. Jovani que quedó viuda muy joven, se convirtió en una de las modistas más aclamadas de la Barcelona de los años sesenta. «En casa siempre he visto una mujer trabajadora», recalca Rota cuando se refiere a su madre.

 

Las mujeres de las familias acomodadas barcelonesas desfilaban por el taller de Jovani, buscando una creación que se convertiría, con los años, en objeto de  coleccionista gracias al prestigio que alcanzó la firma. «¡De casa de mi madre, salían mujeres espectaculares!», dice orgullosa Rota.

 

¿Su madre estaría contenta de que usted siguiera la tradición familiar en el mundo de la moda?

Marta Rota: Mi familia no quería que yo fuera diseñadora. Tenía catorce años y no me gustaba estudiar. Sabía a ciencia cierta que me gustaba diseñar. Ellos pensaron «o la matamos –explica riendo– o le permitimos que tenga su propia tienda». Así fue como empecé en un pequeño establecimiento en la calle Balmes, donde estamos ahora. Mi madre me pasaba oficialas para ayudarme a coser los diseños que yo hacía.

 

Fue emprendedora con catorce años y organizó el primer desfile con quince. ¿Todo muy prematuro?

MR: Sí, con la ayuda de las amigas de mi hermana, ellas eran las maniquíes, mostré los primeros diseños. A todas, les dimos una copita de alcohol, para hacerles olvidar la vergüenza que sentían en desfilar ante tanta gente. El público hacía cola porque no había sitio. Hicimos tres sesiones para que todos pudieran ver el desfile. El espacio era tan reducido, que el vestido de novia nos lo guardaba la vecina de arriba y nos lo dio por el patio de luces del lavabo justo en el momento de salir a desfilar (risas).

 

¿Por qué terminó en lágrimas aquel primer desfile?

MR: Pues porque me asusté mucho cuando vi el éxito que habíamos tenido. Me pregunté cómo lo haríamos para hacer frente a los pedidos.

 

Ahora ya hace casi medio siglo de aquella aventura «casera». ¿Cuál ha sido el elemento clave para asegurar la continuidad?

MR: Trabajar, trabajar mucho. Todo va cada vez más deprisa en este sector, no te puedes parar ni un minuto. Las temporadas son muy cortas, casi no tenemos invierno. Estás constantemente haciendo colecciones. ¡Antes, no era así!

 

Resistir tantos años este ritmo no debe ser sencillo.

MR: La moda es durísima. Te enamora o no la puedes resistir. Cuando todos duermen, me pongo a hacer colecciones. Vives para la moda y no puedes detenerte ni un minuto. Ahora que me he hecho mayor, lo puedo decir: ¡Lo de la moda implica un trabajo descomunal!

 

¿Qué pasaba cuando usted empezó?

MR: Era muy diferente. Las señoras se hacían el abrigo negro un año, el beige, el siguiente, y así, con todas las piezas. Todo iba más despacio.

 

¿No perder el hilo de las tendencias es también clave?

MR: ¡Eso es! Cuando mi madre se hizo mayor, yo aporté frescura a los diseños. Ahora, cuando yo me voy haciendo mayor, mis hijas tienen este papel.

 

¿Qué ha sido lo más difícil, durante estos años?

MR: Mantenernos. Seguir siendo un referente en moda. Pienso que vendrá mucha moda, pero siempre quedará la esencia de hacer bien las cosas.

Andrea Osés: Lo más difícil es no caer en un fast fashion. Nosotras defendemos que dos abrigos buenos son mejores que no tener muchos. La pieza bien hecha nunca pasa de moda.

 

Sus hijas siguen sus pasos en la moda. ¿Cuál es su rol en Tot-Hom?

MR: Alejandra está en el taller y Andrea se encarga del diseño de los vestidos de novia. Las arrastré un poco a este mundo. Me las llevaba a París y Milán…

Alejandra Osés: ¡A nosotras nos gustaba mucho! En vez de ir al parque con las amigas, veníamos aquí a hacer «coleteros».

Andrea Osés: Ahora cada una tiene su territorio desde donde preparamos las colecciones y ¡salimos juntas a defender la temporada!

 

Ustedes no solo diseñan sino que, además, asesoran sus clientas.

MR: Hacemos de estilistas constantemente y nos gusta muchísimo. Les digo, «esta chaqueta te combina con aquella blusa que tienes» o «si hacemos este vestido, lo puedes llevar con aquel otro abrigo».

 

¿Cómo recuerda todo lo que tienen las clientas?

Alejandra Osés: Hace muchos años que trabajamos con ellas. ¡No las vemos solo un día!

MR: Sí, y en realidad, mis clientas son un reflejo de mi armario también. ¡Por ello, no es tan difícil recordarlo!

Andrea Osés: Nos llaman para preguntarnos qué medias son más adecuadas para combinar con un diseño nuestro para una fiesta. ¡Y esta parte del trabajo nos gusta muchísimo! Lo hacen porque confían en nosotras.

 

La confianza no es fácil de construir. ¿Cómo lo han conseguido?

MR: Les hemos demostrado que cuando hacemos algo, nos dejamos el alma en ello. Siempre les digo «el traje es vuestro, pero lleva nuestro nombre». Es una forma de explicar el trabajo que hacemos en Tot-Hom y debe ser impecable.

Andrea Osés: Hacemos las cosas muy bien hechas, pero sin abandonar las tendencias. Somos un clásico renovado.

 

¿Están vistiendo las nietas de las clientas de Margarita Jovani. Y a Tot-Hom, han venido y vienen las mujeres de tres generaciones de una misma familia.

MR: Cierto, y todavía lo hacen. De la familia Serra, la Barraquer y de muchas otras, hemos vestido la abuela, la madre y la hija.

Andrea Osés: A nosotras nos hace mucha ilusión ver los diseños de Tot-Hom en las revistas o la televisión, pero todas las clientas son especiales, más allá de los nombres.

 

Preparan la entrada a los mercados internacionales. La crisis las ha animado a hacerlo?

Alejandra Osés: Antes, con la calle Balmes teníamos suficiente. Ahora, hay que salir a buscar las oportunidades fuera. Estamos picando piedra para encontrar nuevas oportunidades. Ahora bien, no es sencillo. No lo es aquí que nos conocen, no lo será tampoco fuera.

Andrea Osés: Tenemos lo mejor que se puede desear: un producto bien hecho. Esto nos da confianza. Estamos haciendo prospección en Italia y en otros países cercanos de Europa. Todavía no hace un año que hemos comenzado. Pensamos en internacionalizar la colección de novia y fiesta.

 

Sobre los proyectos para internacionalizarse seguimos hablando con Andrea y Alejandra Osés. Ellas lideran este proyecto dentro de Tot-Hom. Marta Rota hace unos minutos que se ha despedido. Siguiendo con todo detalle lo que nos acaba de explicar, se ha disculpado por ir a atender una clienta. Nos cuenta que «hace mucho que no coincidían». Y su gesto, nos recuerda la importancia de la atención personalizada que se respira siempre en Tot-Hom.

 

El próximo 19 de febrero, la firma presentará su colección primavera-verano 2015 en el Palacio de Congresos de Cataluña. Han invitado cerca de dos mil personas. La cifra no las asusta, los retos son lo que hace avanzar el equipo de Tot-Hom.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]