Entrevista

«Saca un buen producto y piensa en la gente, no pienses en el dinero, si no la empresa no funcionará»

Óscar Palencia, fundador de la firma de gafas de madera Palens

Una conversación con el fundador de la firma de gafas de madera Palens, Óscar Palencia, deja un largo listado de titulares periodísticos llenos de energía positiva y buenas recomendaciones —porque nacen de la experiencia— para emprendedores.

 

Palens vive un momento álgido para el futuro de la firma que nació tan solo hace unos meses. Los encargos se suceden y las ideas no dejan de brotar y convertirse en nuevas gafas. «Registré la empresa en febrero de este año», explica con la sorpresa de aquel que mira atrás en el tiempo y se sorprende de todo lo que ha conseguido.

 

Durante estos meses, la vida de Óscar Palencia, de 27 años, se ha resumido en trabajar para Palens, una empresa que cuenta con 12 personas en el equipo. Su misión la resume así: «Queremos transmitir historias a través de las gafas. No solo son gafas». Es cierto, en realidad son el recuerdo de una escena protagonizada por un skater, por ejemplo el momento en el que decide dar una nueva vida a su tabla de madera con ruedas, para que pase a ser unas gafas. Como explica Óscar Palencia, sus gafas son, también, el recuerdo de miles de olas que han pulido aquel trozo de
madera que ahora se convierte en un pieza de moda para combinar con la ropa.

 

Óscar Palencia explica que su empresa es innovación constante, pensando primero en las personas, situando la empatía en el eje central de la estrategia empresarial, y considerando que un buen producto sale según explica, «cuando cada día quieres hacerlo mejor, dejas de pensar en el dinero como objetivo máximo del proyecto y te centras en lo que te gusta».

 

Os visitamos en Badalona, pero ¿esta tarde os vais a una nueva nave en Cabrera?

Sí, necesitamos más espacio y allí estaremos mucho más anchos.

 

Necesitáis espacio para que todo el proceso de producción lo hacéis vosotros, ¿no externalizáis nada?

Ciertamente. Podemos decir que Palens es made in Barcelona. Todo, absolutamente todo, se hace aquí. Uno de nuestros retos es bajar minutos en la elaboración de cada gafa porque la mano de obra es lo que más encarece el producto.

 

¿Y eso cómo se hace?

Desarrollando utillaje a medida. Hay que intentar que cada gafa tenga menos minutos. Pero como se trata de un proceso básicamente manual, nos cuesta mucho controlar el tiempo. Una gafa puede tardar 15 minutos en hacerse y otra 30. La experiencia es lo que al final nos permite ajustar el tiempo.

 

¿Cómo es una gafa Palens?

Tiene unas 16 piezas y tres láminas en el frontal y en las varillas. Todas ellas se transforman a mano a partir de un trozo de madera que nos llega de diferentes lugares del mundo.

 

¿Como por ejemplo?

De todas partes, de países de África, del Brasil, de la India. Usamos madera de arce, de nogal, de cerezo o de amaranto.

 

¡Y también de skates en desuso o del mar!

¡Sí! Así es como explicamos historias. Tenemos una colección de gafas hechas con la madera de skates. Estas son las únicas que tenemos en color. Las del mar llegan, sobre todo, de Formentera. Un buen amigo me envía, de vez en cuando, las maderas que ha recogido en las playas de la isla. Yo intenté recoger maderas de los arroyos de la zona, pero no encontraba. Pienso que hacer una gafa con la madera que ha sido pulida naturalmente, gracias a las olas del mar durante mucho tiempo, es un modo de transmitir una experiencia a la persona que llevará al final las gafas.

 

Ahora, habéis logrado las primeras gafas de madera con las varillas flexibles. ¿Es el resultado de vuestro proceso constante de innovación?

Soy un motivado de la innovación. Esto quiere decir que no dejamos nunca de hacer cosas nuevas. Pienso que si los chinos copian lo que hago, mi obligación es no dejar de innovar. Estas gafas las hemos conseguido gracias a investigar mucho en torno a las colas con las que unimos las piezas.

 

Pero las novedades no acaban aquí, también estáis a punto de sacar unas gafas forradas con láminas de piedra natural.

Sí, y ha sido un trabajo muy difícil. Manipular piedra natural para hacer láminas tan finas es complicado.

 

Hace tan sólo unas semanas presentasteis a la Mido Optical Exhibition de París estos nuevos productos. ¿Cómo fue?

¡Muy bien! Allí, pudimos ver como son las gafas de madera de los alemanes. ¡Son los mejores! Cuando veo su producto no me desanimo, pienso que quiero llegar a hacerlo tan bien como ellos. Eso sí, sus gafas tienen precios que oscilan sobre los cuatrocientos euros, y las Palens se mueven sobre los ciento y pico. Quiero llegar a hacerlo igual de bien, manteniéndome en esta horquilla de precios.

 

¿Y esto cómo se hace?

Pienso sinceramente, que con honestidad y empatía puede responder a todas las preguntas de la empresa. Además, siempre me digo: ‘saca un buen producto y piensa en la gente de la calle, no pienses en el dinero, si no la empresa no funcionará’.

 

Constituiste la sociedad en febrero, ya sois 12 personas trabajando, ¡la empresa crece rápidamente!

Podríamos hacerlo aún más rápido, pero ¿para qué? En verano, teníamos un tiempo de demora de las entregas de un mes y medio y podríamos haberlo reducido cogiendo más personas. Hacíamos 130 gafas al día. Pero crecer rápidamente no es mi objetivo.

 

Sin embargo, ya estáis en 150 puntos de venta en todo el Estado. ¡No está mal!

Ahora, además, firmaremos para entrar en una cadena de 160 ópticas de Colombia. También, estamos presentes en 40 puntos de venta de Italia y 30 del resto de Europa, como Grecia —allí, nos está yendo muy bien— Alemania o Bélgica, entre otros.

 

¿Y en los EE. UU.?

¡Pronto! Hemos vendido allí, pero para poder expandirnos estamos pendientes de una documentación que nos costará cinco mil euros. ¡Todo es dinero, dinero y dinero…! Dinero para crecer, para innovar, para darte a conocer. Realmente es complicado que todo salga bien.

 

En este sentido, ¿cuál es tu prioridad para la empresa?

Quisiera dar la vuelta a las cifras de las exportaciones. Actualmente, cerca del noventa por ciento de las ventas corresponde al mercado interior. Tenemos que conseguir que solo sea un diez por ciento. El resto, lo tenemos que vender fuera. Pero hay que hacerlo muy bien para que te compren fuera de casa. Estoy plenamente inmerso en hacer el producto de la mejor calidad posible.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]