Entrevista

«Somos ocio, cultura y comercio al aire libre, los tres conceptos»

Paula Mariscal, responsable de Palo Alto Market

La última edición del año 2015 de Palo Alto Market recibió 17.000 visitantes. El público reconoce, con su asistencia masiva, la propuesta genuina y única, impulsada por Pedrín Mariscal.

—–

 

La primera edición de Palo Alto Market recibió 15.000 personas en un día. Era un sábado de diciembre de 2014. Al día siguiente, el domingo, el mercado no abrió las puertas. El público inundó, el primer día, las calles del espacio cultural de Palo Alto Market atraídos por una propuesta inédita, desconocida, atractiva y que, a partir de entonces, se ha revelado única.

 

Las piezas para hacer posible este mercado al aire libre las pensó y acopló Pedrín Mariscal. Él, junto con Paula Mariscal, su hija, y Maite Morell. Todos se encargan, desde entonces, del funcionamiento del engranaje de Palo Alto Market. Una convocatoria mensual en el corazón del barrio del Poblenou de Barcelona, ​​que presenta, en un espacio singular, diseñadores de moda, industriales, joyeros y artistas de ámbitos muy diversos. Paula Mariscal nos explica los detalles del proyecto y cómo evolucionará durante el 2016.

 

¿Por qué nace Palo Alto Market?

Nace de la cabeza de Pedrín Mariscal, hermano menor de Javier Mariscal y, durante 25 años, director creativo del Estudio Mariscal. Coincidiendo con esta última crisis, decide reinventarse, esta palabra tan de moda. Deja de diseñar él, para pasar el relevo a jóvenes diseñadores, o no tan jóvenes, a iniciativas con mucho talento. Se propone generar el espacio, el lugar y el interés.

 

Y tú, ¿cuándo te unes a ellos?

Mi padre me llamó y me dijo: «¡me voy a hacer mercachifle, chiflado de los mercadillos!» [Risas]. Justo acababa de finalizar una obra en Madrid, con Carme Portaceli, pensé que era una buena opción unirme a ellos.

 

¿Qué os hacía pensar que podría tener éxito otro mercado de tenderetes de moda, comida, diseño y música?

La realidad es que los sistemas de comercio que nos servían hasta hace dos días, después de la crisis, ya no nos sirven. Abrir una tienda requiere volúmenes de venta muy grandes y proyectos de mucha magnitud. Además, hay gente que quiere relacionarse con el comercio de otro modo.

 

¿Cómo?

Personas que vienen aquí y que buscan el contacto físico y visual con el producto. La venta se cierra después.

 

Comenzáis a gestar el proyecto en abril de 2014 y ocho meses después, arranca.

Nuestra idea era comenzar en breve. Pero pronto, nos dimos cuenta de que hacía falta mucho más tiempo. Queríamos que fuera el mejor mercado. Había muchas propuestas funcionando, había que entenderlas bien y saber qué podíamos hacer diferente. Miramos con mucha atención y respeto lo que hacían los demás.

 

¿Demanoenmano o Lost&Found, por ejemplo?

Sí, ellos estaban haciendo una cosa y nosotros queríamos ofrecer otra. Empezamos a contactar con diseñadores y nos dijeron que hacía falta una propuesta como la nuestra. Esto nos hizo coger impulso. Paramos y dedicamos ocho meses a trabajar sobre el proyecto.

 

El mercado se celebra en Palo Alto, un complejo fabril del siglo XIX que ha sobrevivido a sucesivos planes urbanísticos y que acoge una veintena de estudios creativos…

… este espacio, por todo lo que ha sido, nos obligaba a hacer algo que desde el inicio tuviera un valor. Palo Alto Market debe aportar algo a Palo Alto.

 

Aquí caben cerca de 1.000 personas a la vez y 130 tenderetes. ¿Es un corsé el espacio?

¡Marca! Palo Alto define el proyecto, tanto físicamente como conceptualmente. Un espacio que nació como una fábrica de cultura, nos obliga a que Palo Alto Market, le aporte valor.

 

La primera edición os desbordó de éxito.

Sí, tuvimos 15.000 personas y vino toda la prensa. Al día siguiente no abrimos y empezamos a trabajar con el mejor ingeniero de eventos para garantizar una buena organización. Probablemente, sea el mercado más legal de toda España y parte del extranjero.

 

¿Os llegan quejas del público por las colas?

¡Muy pocas! Yo no lo entiendo, porque una cola larga pesa, pero tenemos muy pocas críticas. La solución no pasa por hacer el mercado menos interesante para que venga menos gente. En la última edición, el público se reguló bastante y no tuvimos aglomeraciones el sábado.

 

¿Cómo es vuestro público?

Estamos llegando a un target que es el que buscamos. Interesado por el proyecto, con poder adquisitivo y dispuesto a adquirir productos al precio que valen.

 

¿Cómo llegáis hasta él?

Ahora, por ejemplo, hemos contratado una convocante que se encarga de llevar el público que puede consumir el producto que se expone aquí.

 

¿Cuál es el posicionamiento de Palo Alto Market en el mercado de mercados?

Es un proyecto ambicioso que se define por ser, al mismo tiempo, ocio, cultura y comercio al aire libre. No renunciamos a ninguna de las tres patas. Ocio, porque hacemos un esfuerzo muy importante para llevar a grupos diferentes; cultura, por un lado a través de la gastronomía o de la Black Room, donde un artista puede ser atrevido con la propuesta estética y, por otro, para la selección de los expositores. Para nosotros, la moda, el diseño y la ilustración son cultura; finalmente, comercio, porque realmente es muy importante la acción final de la venta. Nos esforzamos mucho para que salgan los números.

 

¿La selección del producto que se exhibe en Palo Alto Market debe ser pensada desde Barcelona?

No, sale de manera natural. Estamos aquí, pero desde el principio, hemos trabajado mucho para que viniera gente de todas partes, de Madrid, de Valencia o de Bilbao. ¡Ojalá un día, vengan de Londres y de donde sea! Es estimulante para todos, para los visitantes y para las marcas.

 

En cada edición, ¿tenéis marcas diferentes?

Intentamos que haya algunas marcas fijas y otras que vienen de vez en cuando. Luego, hay una parte de la oferta que es totalmente nueva.

 

¿Cómo elegís las marcas?

Son muy importantes el valor social, el cultural, el medioambiental, el artístico y el emocional. Miramos si las marcas tienen estos valores.

 

Estáis en la mejor de las situaciones, ¿podéis elegir las marcas que participan en Palo Alto Market?

Desde la tercera edición, podemos hacerlo. Inicialmente, repetíamos las marcas y utilizábamos nuestra base de datos, que tenía 800 propuestas muy interesantes. Pero a partir de la tercera, tuvimos una avalancha de solicitudes. También somos proactivos para llevar marcas nuevas.

 

Lo hacéis en el nuevo espacio de la Concept Gallery. ¿Qué es?

Quince córners que se renuevan completamente. Es comercio y cultura. Nos sirve para insistir en el posicionamiento de un mercado que ofrece propuestas de calidad, dentro del mundo del diseño.

 

Acabáis de cumplir un año…

… pero nosotros y el público tenemos la sensación de que hace mucho más tiempo.

 

¿Qué novedades propone Palo Alto Market para el 2016?

En verano ya estrenamos la nueva temporada, como en el teatro. Apostamos por la Concept Galery; y la otra decisión importante fue tematizar las ediciones. Hemos celebrado Happy Days, Design Market, Soul Market o Street Music Experience. Este   último, contaba con los 15 músicos cubanos mejores de Barcelona que improvisaban sobre las bases de un disc-jockey. ¡Un experimento musical inédito!

 

¿Habéis estrenado el 2016 con un espectáculo de ángeles inspirados en los clowns clásicos y dirigidos por Roger Julià. Edición tras edición, la programación cultural coge más peso.

Nosotros no competiremos con grandes masas, porque tampoco nos interesa, queremos caminar en dirección contraria y ofrecer algo diferente.

 

¿Cómo se traduce esto en vuestro modelo de financiación?

La financiación de Palo Alto Market es totalmente privada. Trabajamos con tres bloques: los expositores, las entradas y la tercera pata fundamental son los patrocinadores. Como Moritz que apostó por nosotros desde el principio incondicionalmente. Esto nos permite poder subir el nivel tanto de los expositores como de la programación.

 

¿Qué relación establecéis con los patrocinadores?

Pensamos en otra manera de hacer patrocinio, la que nosotros queremos. Ellos nos ayudan a ofrecer contenido para el Market. Son compañeros de viaje con los que hacemos posible las ideas que nos vienen a la cabeza. Hacen que la gente recuerde Palo Alto y quiera volver. En marzo, por ejemplo, daremos el pistoletazo de salida a la celebración de los 20 años de la Fundación Tony Manero.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]