Entrevista

“¿Qué se puede hacer de nuevo? Lo que se hacía antes.”

José María Peiró, diseñador de moda nupcial

Entrar en el estudio del creador de moda nupcial, José María Peiró, es un regalo para los amantes de la moda y la costura. Allí, el diseñador atiende a Barcelona és Moda para esta entrevista. En un segundo plano, las tijeras rozan las mesas de madera, mientras recortan los tules de seda y las gasas del próximo vestido de novia. Aún más al fondo, unos ventanales inmensos ofrecen la mejor vista que un taller de costura haya soñado: el paseo de Gracia.

 

La monumental avenida barcelonesa vigila con atención el trabajo delicado, preciso y único del equipo que dirige José María Peiró. Son nueve personas en el taller-showroom y una veintena de profesionales más, de toda Barcelona, trabajan en exclusiva para la firma. Un equipo pequeño si se compara con la empresa que antes lideraba el creador. “Teníamos cincuenta tiendas y doscientos trabajadores”, recuerda haciendo referencia a la firma de moda Jesús Peiró. Él fue uno de los fundadores de la empresa y vendió su participación del cincuenta por ciento, hace ocho años, “para cambiar de rumbo y pasarlo bien”. Asegura sentirse “satisfecho con mi nuevo proyecto empresarial y con el contacto personal con mis clientas”. Además, tiene previsto abrir un segundo showroom en una gran ciudad española “en breve”, nos cuenta. Un síntoma más de que la nueva etapa empresarial que vive en solitario ha sido un acierto.

 

¿Por qué decidió emprender un negocio de nuevo?

Porque quería reinventarme. Quería un espacio donde trabajáramos en un buen clima y entre amigos, pero no solo como una forma de vivir, sino para pasármelo bien.

 

¿Qué quiere decir reinventarse en el sector novias?

Pensé “¿qué se puede hacer de nuevo? Lo mismo que se hacía antes”, me dije. Volver a la costura que se conocía hace años y ofrecer a las novias un proceso como el de la modistería tradicional.

 

¿Por eso está en el paseo de Gracia?

Sí, aquí se había ubicado la alta costura catalana, estamos desde hace cinco años. El proyecto nos va muy bien.

 

¿Pero quizás también veía que el mercado necesitaba este tipo de oferta?

No, de hecho las novias no saben que quieren eso, porque no lo conocen. Lo saben sus abuelas. Ellas sí que conocieron esta manera de hacer moda. Ahora bien, cuando una novia se prueba un vestido de una marca grande y luego uno de los nuestros, sabe que esto es lo que quiere.

 

¿Cómo lo hace para competir con las empresas líderes del sector?

Ofrecemos calidad, costura a medida y tejidos nobles a unos precios similares y que las novias están dispuestas a pagar. Un vestido es muy caro y hay que ofrecer la mejor calidad, además de apostar por el diseño. Se ha hecho un gran esfuerzo en el sector para ofrecer prêt-à-porter en el sector nupcial, pero las novias no quieren solo eso.

 

¿Qué más quieren?

La novia se casa en promedio a los 31 años. Y estas mujeres quieren un trato personal y un traje a medida.

 

Pero usted ha trabajado durante muchos años con este sistema que comenta, primero en su propia empresa y luego en colaboración con otras.

Sí, y después de vender mi participación en Jesús Peiró, durante un tiempo diseñaba y otras empresas producían mis diseños. Mi experiencia al final me ha dicho que iba por el camino equivocado. Además de ganar dinero, hay que dar calidad y si un vestido vale tres mil euros, se deben ofrecer tejidos excelentes como la seda o las puntas francesas.

 

¿Atiende personalmente todas las novias?

Sí, siempre.

 

¿Cuál es su rol?

Vienen muy perdidas y hay que ayudarlas. Pero, como ya hemos dicho, la novia de hoy no es una niña y sabe qué le sienta bien. Por ello, hay que darle un diseño con el que no se vea disfrazada, pero que a la vez sea un diseño contemporáneo.

 

¿Trabaja con colecciones?

Sí, tengo una colección y la personalizamos en función de lo que desee la novia. Ahora bien, también hacemos diseños exclusivos si nos lo pide.

 

Aquí también tiene algunos vestidos de fiesta.

Hemos vuelto a hacer “fiesta” después de un tiempo.

 

¿Qué rasgo define sus diseños de novia y de fiesta?

La palabra comodidad. Cuando empecé en este sector, comodidad y vestido de novia no iban de la mano. Si he aportado algo a este sector, ha sido unirlos. He tenido un gran afán para que las novias fueran cómodas. Muchos de mis modelos se componen de varias piezas. Por ejemplo, se les puedes sacar la cola o una parte de la falda para que puedan bailar toda la noche, tras el momento de gran exhibición que es la ceremonia.

 

Si se compara con su anterior empresa, José María Peiró ahora es muy pequeño. ¿Cuál es la ventaja de esta medida?

Los errores te cuestan menos caros, eres más libre y tienes más información sobre lo que debes hacer y sobre lo que no debes hacer. Las empresas grandes a menudo pasan demasiado tiempo haciendo lo mismo.

 

¿Qué quiere decir?

Caen en la rutina porque se ven condicionadas por las estadísticas que les indican que la manga en forma de jamón, o el cuello de punta o lo que sea es lo que más vende. A menudo, sin darse cuenta, están repitiendo diseños y la respuesta del mercado es en forma de caída de las ventas. Después cuesta muchísimo recuperarlas.

 

Y, de todo lo que me dice, ¿qué es lo más importante?

Te diré que si ahora tuviera de nuevo una empresa grande, no dejaría de estar cerca de la clienta y de atenderla personalmente, es imprescindible. La información que te otorga esta experiencia no se puede conseguir desde ningún estudio, ni ningún ordenador. Es cierto que la clienta no me dirá cómo deben ser los diseños siguientes, pero sí me dirá cómo no deben ser.

 

Estar ubicado en una de las avenidas comerciales más importantes del mundo hace que, además, tenga pedidos de todo el mundo. ¿Cómo gestionan estas clientas?

Le diré que hay clientes que vienen expresamente de otros países porque les hacemos el vestido. Esta semana han venido de Brasil, Italia y Nueva York. Una novia recorre los caminos que hagan falta cuando quiere un vestido y aún más hoy, cuando viajar no es caro. En estos casos, los terminamos en dos o tres días y destinamos dos modistas, a jornada completa, para poder tenerlo terminado. Esta agilidad nos la ha dado la experiencia.

 

¿Desfilará de nuevo en la Bridal Week?

No. Lo había hecho e, incluso, fui vicepresidente de NoviaEspaña. En aquella época, con Paco Flaqué, organizábamos los desfiles en Madrid en un hotel con encanto. Pienso que la moda requiere un espacio especial y siempre diferente. La moda es creatividad y los desfiles no son para enseñar muestrario sino para hacer una exhibición de imaginación.

 

¿Un traje que le haya hecho especial ilusión crear?

Necesito tener la sensación de que estoy aprendiendo cosas constantemente y por eso no soy nada nostálgico. Procuro pasar página rápidamente para alimentar mi creatividad. Por lo tanto, si tengo que elegir uno, sería el último que he hecho.

 

¿Y un deseo?

Que los jóvenes que empiezan tengan un futuro como diseñadores, que puedan crear moda. Y otro: que la gente pueda seguir teniendo caprichos ¡como comprarse un vestido de novia!

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]