Entrevista

“Colette es un medio de vida para ser feliz”

Susana Soler, diseñadora y fundadora de Colette Barcelona

Susana Soler hace más de seis años que creó Colette Barcelona, especializada en accesorios vintage, elaborados con encaje. Desde hace dos años tiene una tienda-taller en el nº 5 de  la calle de las Panses, en el Born. Un escaparate que le permite estar en contacto con el consumidor final para captar lo que necesita o su estilo de vida y personalizar la pieza en el momento. La esencia de la marca es dar uso a cosas que estaban en el olvido, que sirven de inspiración para crear piezas únicas. Sus palabras te hacen viajar a su mundo mágico interior lleno de pasión, delicadez, creatividad e ilusión, y sus ojos reflejan la persona que materializa una inquietud que siempre había estado dentro.

 

Empecemos por el principio ¿cómo nace Colette Barcelona?

De dejar un trabajo rutinario en una aseguradora e irme a vivir a Buenos Aires durante un año. Siempre he tenido la inquietud de restaurar muebles, manualidades, transformar cosas, dibujar… Durante este período dejé que saliera lo que llevaba dentro. Cuando volví no podía volver a la misma mesa ni a la misma oficina. Y empecé a colaborar con otros proyectos artísticos de contacto con la gente, que no salieron bien, y a dejar elaboraciones propias en tiendas de Gràcia, el Eixample y el Gòtic que se iban vendiendo.

¿Y por qué no creer en mi proyecto? Empecé a buscar un taller con la idea de abrir sólo algún día, hasta que un día me atreví a buscar local. Tenía claro que quería que fuera en el Born, donde la gente viene a buscar diseño catalán y busqué uno que fuera taller y tienda a la vez.

 

¿Cómo acabas diseñando productos con encaje?

Al principio hacía agujas, brazaletes etc. Era una aficionada a los Encantes, donde encontraba grandes tesoros, partidas de tiendas y fábricas que cerraban. Hasta que un día vi mucho encaje y empecé a tratarlo y a diseñar con él. Al principio lo empecé a hacer con cadenas nuevas que compraba en tiendas y se vendía igual porque las piezas eran bonitas, pero faltaba explotar más el collar. Y después de buscar mucho, contacté con una chica que tenía un stock muy antiguo de su abuela, de una tienda muy emblemática de las Rambles, que en su momento vendía joyas procedentes de París. Cierres antiguos, con grabados, cadenas, fornituras etc.

 

Se podría decir que es fruto de la casualidad

De hecho todo ha ido entrelazándose de forma natural, nunca he pensado “quiero hacer un collar así”. Nada ha sido predeterminado, sino que ha sido una evolución que ha ido haciendo crecer la marca. Mi vida es como un rompecabezas y al final estoy haciendo cosas que siempre me han gustado y que me han llevado hasta aquí.

 

¿Qué tiene Colette Barcelona de diferente?

Todas las piezas tienen el mismo sello y como denominador común el guipur. La esencia es dar uso a cosas que están en el olvido. No me gusta ir a una mercería y saber que se pueden hacer piezas iguales, me gusta que la joya sea única y que esté hecha con encaje antiguo.

 

¿Dónde consigues la materia prima?

Esto me preocupaba, quedarme sin material, porque los Encantes no son proveedores. Busco antiguos stocks y muestrarios de mercerías, pero no es fácil encontrar aplicaciones de guipur, porque es un producto muy concreto.

Pero he hecho muy buenos contactos en ferias. En la 080, por ejemplo, conocí una señora que su padre era distribuidor de mercerías y tienen muchas referencias antiguas. Es entrar en el mercado, en el circuito, y al final son golpes de suerte.

 

¿Cómo lo trabajas?

Dependiendo del producto. A veces compro trozos que son a metros que veo claro lo que puedo extraer. Normalmente son dibujos de la naturaleza. Recorto la forma deseada y saco todas las piezas que salen. Pero son ediciones limitadas a lo que da la ropa, de cinco o diez piezas. Y esto permite hacer piezas únicas, pero es más trabajo porque no paro de producir. No tengo diez productos como la mayoría de colecciones y vivo seis meses, y después hago la colección de invierno y de verano. Mis piezas son atemporales y como esto me lo tomo como un medio de vida para ser feliz y hacer lo que me gusta, no me provoca estar desbordada, sino que me gusta estar activa y tener que crear cada día.

 

¿De dónde viene el nombre de Colette?

El nombre viene de la escritora Sidonie-Gabrielle Colette. Soy una apasionada de los años 20 de París. Es un producto muy delicado, sofisticado, muy íntimo… Trabajo con el material que en los años 20 era muy apreciado por la burguesía y la alta sociedad. Quería el nombre de una mujer que hubiera marcado esa época. Leí su biografía y fue muy atrevida en un periodo en el que todas las normas estaban establecidas. Y se dejó llevar y vivió como quería. No es el hecho de lo que hizo, sino de la valentía de romper las reglas, seguir el corazón y sus instintos, y ser diferente al resto.

 

¿La marca Barcelona ayuda a vender fuera?

La palabra Barcelona vende internacionalmente y quería que quedara claro que está hecho aquí.

 

¿Cómo haces la comercialización?

En ferias, tiendas, la página web y diferentes plataformas online. Pero mi forma de trabajar no me permite estar muy encima de las plataformas porque las tienes que gestionar como una tienda propia, has de tener stock y el mío es limitado pero, en cambio, puedes encontrar cada semana cosas diferentes.

Yo soy del tú a tú, es un producto que necesita explicar lo que hay detrás, cómo está hecho y en foto no se consigue. Pero el web funciona mucho por el turismo, por la situación de la tienda, y la mayoría de ventas online son de fuera, especialmente de los EEUU porque previamente han conocido el producto.

 

¿Dónde distribuyes?

Tenemos puntos de distribución en Madrid, Salamanca, Lleida, Girona y este año el objetivo es cerrar un par de tiendas más en San Sebastián, que es mucho de nuestro perfil. También trabajamos en Francia, en Montpellier y Burdeos, y en Italia.

 

¿Qué producto que tiene más salida?

Collares semi-largos que son más llevables. Una de las cosas que más me gusta es estar en contacto con el consumidor final, ver cómo es, su estilo de vida, para qué quiere la joya. Y al tener el taller lo puedo hacer todo a medida, si lo quieres más corto, una pieza diferente, una cadena etc. Aquí vienes a mi casa, si te gusta alguna cosa te la haré como a ti te gusta.

 

Has participado en la 080 en diversas ocasiones, ¿cómo valoras el certamen para creadores emergentes?

Es una muy buena oportunidad porque son cuatro días muy intensos donde estás rodeado de los mejores diseñadores. No es un sitio para hacer dinero, sino para promocionar tu marca y hacer contactos.

 

¿Te gustaría hacer un desfile?

Es una espina que tengo, presentar una colección de collares en colaboración con una marca y hacer desfile. Sería divertido.

 

Participas en muchos eventos. ¿Tienes alguno pendiente en la lista?

Me gustaría dar el salto internacional. Ya está hecho el rodaje y estoy preparada para participar en “Who’s Next” de París, una de las ferias profesionales más importantes.

 

¿Cómo quieres crecer?

Debes estar siempre atento, por mucho que te pienses que las cosas ruedan solas, siempre tienes que estar innovando. Tengo dos ideas, abrir otra tienda en Barcelona, que ya estuve a punto hace unos meses y participar en ferias internacionales. Pero para hacerlo debería cambiar la forma de trabajar y tener colecciones cerradas con los mismos proveedores y un tipo de producción que me asegurara 1.000 piezas en stock, por ejemplo.

 

¿Y la tienda dónde?

Este no es una calle muy transitada, pero tiene la gracia que hace de filtro de los curiosos, de los que se pierden, de los que buscan cosas diferentes que saben que se tienen que desviar de las avenidas principales y esto sorprendentemente funciona, porque tenemos un índice alto de compra para la poca gente que entra. Pero en el futuro querríamos abrir una tienda en un lugar con más visibilidad y de paso.

 

¿Cómo te imaginas en 20 años?

Me imagino vendiendo mucho en el extranjero, con colecciones, y con un par o tres de tiendas en  puntos estratégicos, en el Born más alejada y quizás otra en Gràcia. Pero no muchas más porque yo soy de raíces muy bien hechas y de hacer poco a poco. Ha llegado un punto en el que me puedo quedar así toda la vida o dar el paso… y creo que es el momento.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]