Entrevista

“Nuestra ambición es llevar la alpargata a todos los países del mundo”

Antoni Pons, presidente

Con esta frase describe Jordi Pons las ilusiones de la empresa que hoy lidera su padre, Antoni Pons, y que fundó su abuelo, Antoni Pons Parramon.

 

El actual presidente de esta firma, Antoni Pons, ha hablado con www.barcelonaesmoda.com sobre los retos de la marca que ahora llega a los 25 años de vida.

 

Aunque no celebrarán esta cifra redonda con ningún acontecimiento extraordinario, Pons asegura que este cuarto de siglo “ha sido una etapa muy positiva durante la cual han sabido crear una marca que les da la posibilidad de presentar aquello en lo que creen, tanto en cuanto a los diseños como los precios “.

 

Toni Pons fue creada en el año 1988, pero su historia se remonta al año 1946 en Osor. En este pequeño pueblo de la comarca de la Selva se ubicó la primera fábrica de alpargatas de yute y goma y botas de piel con suelas procedentes del reciclaje de neumáticos usados​​. “Un calzado básico para la época”, explica Pons.

 

Hoy la firma es una empresa de moda totalmente internacionalizada que vende el 85% de su producción a los mercados extranjeros. Sobre todo en Europa, pero también en otros países como los EEUU, Canadá, Australia y Japón.
En total Toni Pons cuenta con dos mil clientes y tiene una capacidad de producción de 400 mil pares de zapatos por temporada. “La cifra exacta depende de las tendencias y sobre todo del tiempo, que es un factor muy importante para nosotros”, apunta Antoni Pons.

 

¿Cómo llega una empresa familiar hasta la 3 ª generación con la fortaleza de Toni Pons? ¿Cuál es la clave?
El día a día. Hacer bien las cosas, saber cuál es tu papel en la sociedad y tener pasión por tu trabajo.

 

Si tuviera que escoger el mejor momento de estos 25 años de la firma Toni Pons, ¿cuál sería?
En 1993, cuando empezamos el proceso de internacionalización.

 

¿Cómo era la empresa que fundó su padre en 1946 y en la que se encuentra el origen de la actual firma Antoni Pons?
Fabricaba calzado para el mercado de proximidad, básicamente para el día a día. Estamos hablando de la época de la posguerra.

 

¿Por qué decidieron hacer punto y seguido y crear, a finales de los 80, una firma
vinculada a la moda y las tendencias?

En realidad inicialmente, durante los años 80, decidimos optar por la alpargata. A mí me gustaba mucho y quería volver a los orígenes. Más adelante, hemos apostado también por el mundo de las tendencias.

 

¿Qué hace singular la alpargata respecto de otro tipo de calzado?
Sobre todo, ¡creo que despierta un sentimiento! La alpargata es diferente, tiene algo que atrae mucho a las mujeres. Es fresca, cómoda y es del verano.

 

¿Ha cambiado mucho el proceso de elaboración de la alpargata desde que
usted empezó en este oficio?

La esencia es la misma. No obstante, se han perfeccionado los procesos para dar una mejor calidad al producto y también a su presentación. Es un calzado que tiene una etapa de producción muy manual. Por ello, su coste es elevado. Aunque, al mismo tiempo, no debemos olvidar que el consumidor quiere una buena relación calidad-precio.

 

Inicialmente, las alpargatas se realizaban con yute o goma. Hoy utilizáis materiales ecológicos y naturales.
Sí. Aunque hoy todavía se utiliza el yute y el corcho para forrar las plataformas o las cuñas. La singularidad está en la utilización del yute como suela y en el cosido manual que requieren algunas secciones de la colección.

 

¿Hablando de nuevo de la marca, como le gustaría ver Toni Pons a corto
o medio plazo?

Con una fuerte presencia en los mercados.

 

Ustedes venden el 85% de la producción en el exterior. Principalmente en Europa, pero también en otros mercados importantes como los EEUU.
Sí, y nuestro objetivo es estar presente en todo el mundo, con un producto y un concepto totalmente local.

 

Este año tienen previsto abrir los mercados de Rusia, Dubái y Taiwán.
Ciertamente, ahora nos toca el proceso más complicado: Asia y Centro y Sudamérica. Además, debemos consolidar algunos mercados donde ya estamos presentes.

 

¿Qué país “entiende” mejor una alpargata Toni Pons?
Francia.

 

¿Y a qué país ve más posibilidades de negocio a corto plazo?
Los Estados Unidos.

 

¿La internacionalización es su respuesta a la situación económica actual?
¡Es lo que hacemos desde hace 20 años! La internacionalización es importante porque
la empresa no dependa tanto de unos mercados concretos. Nosotros vivimos la crisis como muchas otras empresas, pero a pesar de todo podemos mantener la facturación.

 

Toda la fabricación de Toni Pons se hace en España. ¿Es viable mantener la producción en casa y ser competitivos?
Sí. ¡Y por fuerza! Si la empresa tiene una función social, la persona es el centro de todo. Desde un punto de vista económico, sería más rentable fabricar en países donde los costes de producción sean mucho más bajos, dado que nuestro producto tiene un componente muy importante de trabajo humano, ¡pero eso nos haría perder el norte!

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]