Entrevista

«Con Iaios recuperamos el jersey de lana de tota la vida y la vida de personas de las que ya no se habla…»

Amadeu Barbany y Gemma Barbany, fundadores de Iaios

Hace tres años Gemma Barbany decidió relanzar un proyecto que había iniciado su padre en los años 90, para hacerse un hueco en el sector del consumo consciente que cada día toma más fuerza en nuestra sociedad. Iaios recupera los jerséis de lana de tota la vida que, a pesar del nombre, van dirigidos especialmente a un público joven. Jerséis hechos con regenerado de lana, acompañados de un proceso y una historia que ellos mismos transmiten con pasión e ilusión.

 

Tu tatarabuelo vendía camisas a comerciantes de ganado, venís de una larga tradición familiar

Gemma: Soy la quinta generación de una familia dedicada al textil. Mi tatarabuelo abrió una mercería en la ciudad de Granollers (Barcelona). Su hijo siguió con el negocio y abrió una pequeña fábrica de punto en la parte posterior del local. Igual que mi bisabuelo y abuelo, mi padre es comerciante de tota la vida y se ha encargado de la tienda de ropa familiar, que ya acumula más de 120 años de historia.

 

¿De dónde surge la idea de Iaios?

Amadeu: En los años 90 con los creadores de la marca Privata, que en aquel momento ya no existía, intentamos hacer una réplica y creamos Iaios. Pero la iniciativa duró unos cuatro años porque en aquella época no había una consciencia de consumo tan arraigada como ahora. Y hace tres años con mi hija Gemma hemos vuelto a empezar.

 

¿Por qué creéis que ahora funcionará? ¿Os está ayudando la tendencia actual de volver a comprar en el comercio de proximidad, buscar productos ecológicos para comer, cuidarse más…?

A: La gente ha hecho del consumo consciente un objetivo y va en aumento.

 

¿Sobre todo en alimentación no?

A: Sí, es bastante más alto que en el sector textil. Si nos comparamos con los países del norte de Europa tenemos mucho camino por recorrer aún, esto ya está mucho más digerido. Aunque es un porcentaje pequeño de la población, se le tiene que ir seduciendo para llegar a más gente. Con las nuevas aplicaciones digitales y el acceso a la información todo pasa a ser más transparente y este es uno de nuestros puntos fuertes.

 

¿Es viable económicamente?

Hoy en día el pequeño comercio está muy tocado, tenemos que salir a partir de mucha ilusión y creatividad. Sobre todo la moda consciente y sostenible tiene una cuota de mercado muy pequeña. Para ser viable tienes que hacer 25.000 jerséis. Antes lo permitía la economía pero ahora no. Cuando ves una camiseta a 3 euros, alguna cosa pasa, ¿cómo y quién la ha hecho? Ahora bien, cuando sea negocio, se lo quedaran los mismos.

 

¿Qué tienen de especial los jerséis Iaios?

G: Son jerséis que recuperan aquella pieza básica que la puedes llevar cada invierno, que aprecias porque dura muchos años, en contraposición de la compra compulsiva sin ningún criterio.

 

¿Cómo lo producís para conseguirlo?

Se hacen con regenerado de lana. Se cogen los retales sobrantes de confecciones textiles que normalmente se tirarían, se recogen y se separan por tipología de artículo y color. Una vez tenemos las gamas azules, negras etc, se tritura por separado.

Lo más fácil sería triturarlo todo junto y tintarlo de nuevo, pero tendríamos un proceso en el que utilizaríamos el 99% más de agua, y nosotros sólo utilizamos un 1%. Y al mezclar las lanas nos ahorramos teñirlas y conseguimos que coja la rusticidad que también los caracteriza.

Finalmente se peina y se vuelve a hilar, por lo tanto es un hilo 100×100 reciclado y a la vez es un producto circular, es decir, el mismo jersey se puede volver a reciclar hasta siete veces. No se utilizan tintes, que es la parte más contaminante del textil, y es de proximidad, con materiales de aquí. Es un proceso muy artesanal pero que tiene una magia detrás.

 

¿Este producto no choca con el consumo inmediato y de renovación constante que hay ahora?

G: Nosotros trabajamos con la idea de dar valor al producto, al comercio, ser activistas del consumo consciente, yo lo he mamado desde pequeña y con Iaios lo que teníamos claro es que competir con el fast fashion no tenía sentido, es una guerra de precios que nosotros no podemos ganar. Nos orientamos en lo que una multinacional o una gran empresa desgeolocalizada no puede hacer, crear un producto único, que es el valor de nuestra marca, con una historia detrás, especial, que aprecias.

 

¿A qué público os dirigís?

G: Empezamos haciendo sólo hombre y ahora hacemos mitad y mitad. Nos enfocamos sobre todo a un público joven por la calidad del jersey, porque no encoge, es una lana que aguanta y un patrón básico. Pero al ser un clásico lo vendemos a todas las edades.

Además, en los 90 trabajábamos con una galga tres y nosotros ahora lo hacemos con galga cinco que es mucho más finito pero con las mismas propiedades.

 

¿Por qué si es para gente joven se llaman Iaios?

Porque aquí hay la combinación, los jóvenes son el motor del cambio pero tienen que escuchar la voz de la experiencia.

 

¿Cuántos modelos tenéis?

A: Hacemos un patrón de chico y uno de chica, y lo único que cambia son las franjas, los colores, etc. Queríamos encontrar un patrón que funcionara e irlo afinando.

 

¿Introduciréis otros elementos?

G: Quizás alguna cremallera o complemento, pero la idea es afianzarnos con este modelo y crecer, no en colección sino en producción.

 

Analizando la filosofía de Iaios, podríamos decir que trasladáis la teoría del storytelling a un producto. ¿Por qué tienen nombres de personas?

G: Decidimos poner nombres de gente mayor con una vida peculiar. ¡Hay muchos yayos cañeros con 80 años! Y cada jersey incluye una pequeña biografía.

 

¿Todos son personas conocidas?

A: Algunos no, por ejemplo uno de ellos tiene el nombre de la abuela de García Márquez, que seguramente influyó mucho en su nieto. No es una biografía de enciclopedia sino con cosas curiosas. Y al final no llevas un Iaios sino un Tranquilina, un Jane Goodall, un Mossèn Ballarín… Recuperamos vidas de gente de los que ya no se habla, recuperamos la lana, el jersey de toda la vida. Este año hemos hecho nuestro abuelo Amadeu.

 

El color, el estampado, la forma… ¿todo tiene que ver con la persona que inspira el jersey?

G: No, lo ponemos después.

 

Es un producto que tiene que explicarse para dar valor a la historia que hay detrás, ¿tenéis ventas a través de la web o os hace de refuerzo de la gente que ya os conoce?

A: Nos ha sorprendido porque nos funciona muy bien pero mucho trabajo viene de la explicación que das en las ferias y en la tienda, que es lo que te enamora y te engancha. Hay gente que viene de lejos expresamente para que se lo expliquemos en directo.

 

¿Qué producción hacéis?

A: Este año hemos hecho 1.500, 18 jerséis por modelo y el año que viene esperamos hacer 3.000, vamos doblando cada año.

 

¿Todo lo hacéis aquí?

A: Sí, el hilado en Olot, y el tejido y la confección en Igualada.

 

¿Si crecéis lo podréis mantener?

A: Esperamos que sí y que no nos cierren. Nuestro proceso es muy largo y empieza con el camión que va por las fábricas recogiendo retales….

 

¿Todo esto no incrementa el coste?

A: Sí, tenemos un margen muy pequeño comparado con los que fabrican en China o en la India. A un fabricante una producción de 1500 piezas no le sale a cuenta, es casi un favor que nos hace, pero tenemos la suerte que nos hemos encontrado con gente que cree que el producto tiene futuro y con la que tenemos muy buena relación. Si somos capaces de salir fuera, ¡ya lo tendríamos!

 

¿Cuesta hacer llegar la idea del producto al mercado? ¿Cómo lo dais a conocer?

A: ¡Lo tenemos que explicar mucho! Ganamos con la venta directa.

 

Vendéis a través de la tienda Dracs de Granollers, en ferias y mercados, y online, ¿os planteáis hacerlo en tiendas multimarca?

G: Esta es la idea. De cara al año que viene queremos encontrar unas 10 tiendas que quieran vender el producto.

 

¿También hacéis colección de niños?

A: Hacemos lo mismo que para mayores para los pequeños, pero no es nuestro punto fuerte porque necesitamos tener muchas tallas y producirlos es difícil. Si ya es un favor hacer de cada modelo varias tallas, de niños aún más.

 

¿Cuál es vuestro mercado? ¿Exclusivamente Catalunya?

G: El 90% sí, a pesar de que con el online también vendemos fuera. Ahora queremos internacionalizarnos porque entre otras cosas aquí el invierno es muy corto.

 

¿Dentro de esta tendencia actual de personalización de los productos, os planteáis que los consumidores puedan diseñar su propio Iaios?

G: No, había pensado hacer alguna colaboración con algún diseñador o marca para hacer un modelo inspirado en alguien. Pero no podemos hacer personalización con nuestra producción.

 

¿Cómo lo hacéis para alargar la temporada de jerséis, tenéis otros productos? ¿Queréis hacer alguna cosa más fina?

G: Estamos haciendo provisionalmente camisetas, pero aún no hemos conseguido hacerlo con algodón reciclado porque el hilo que sale es demasiado gordo. Por esto queremos salir al exterior, para vender a países con los inviernos más largos.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]