Entrevista

Joel Joli, cofundador de Blackpier, la sastrería virtual que hace el salto al offline

Joel Joli, cofundador de Blackpier

Damià Castells, Joel Joli y Robert Cabrera son los creadores de Blackpier, una sastrería que nació hace seis años solo con el canal online y que acaba de abrir en Barcelona su segunda tienda física.

La marca ha reinventado el sector tradicional de la confección de vestidos y camisas a medida, con una oferta a precios asequibles y entregas en 15 días. Con un modelo de negocio que se está consolidando y con ventas en más de 20 países, ahora quieren crecer con tiendas propias y franquicias.

 

¿Cómo nace la idea de crear una sastrería online?

Hace seis años en un viaje de ocio a China descubrí que se podían hacer trajes de hombre a medida como se hacían aquí hace muchos años. Yo, como la mayoría de personas, tengo problemas para vestir con piezas estándar, hay deportistas que tienen las piernas muy anchas, otras personas que tienen la espalda estrecha, por ejemplo, y entonces la ropa no queda como tiene que quedar. Al volver lo expliqué a un grupo de amigos y empezamos a pensar cómo hacer lo mismo aquí.

 

¿Por qué creéis que podría funcionar la misma idea aquí?

Porque el tema de la sastrería tradicional se estaba muriendo, están desapareciendo los sastres y esto es una pena porque el producto a medida es mucho mejor que el que se vende en las grandes superficies porque es único y está confeccionado para cada cuerpo y cada cliente.

 

¿Si es una buena idea de negocio por qué han desaparecido la mayoría de sastrerías?

Porque el comercio tradicional de sastrería era muy caro, con un coste que el mercado no estaba dispuesto a asumir, con una imagen anticuada y sin adaptarse a la evolución que ha hecho la sociedad. Ahora queremos las cosas ya y si no las tenemos ya, no nos sirve.

 

Sois una excepción de negocio que primero empieza online

No teníamos recursos y era la forma más fácil. Sólo necesitábamos hacer una web, un socio que programara y vender los trajes por Internet. Y si funcionaba online sería más fácil hacer el paso a la tienda.

 

¿Cómo fue la experiencia digital?

Estuvimos cuatro años vendiendo en más de 15 países, especialmente en España y en Italia. A partir de aquí detectamos que hay clientes en España que les cuesta introducir las medidas por Internet y decidimos crear el modelo complementario al online sin los inconvenientes que tenían los negocios físicos como eran el tema de la imagen, de crear un modelo ágil a la hora de comprar, económico, rápido y que fuera muy cómodo para el cliente por si quiere volver a comprar, ya que ya tenemos las medidas y solo tiene que escoger el modelo nuevo.

 

Dicen que el futuro pasa por la multicanalidad

Nosotros hemos pasado de vender 100% online a vender 60% físico y que el online complemente el offline.

 

¿Por qué empezáis por Lérida?

Nos permitía probar. Si funcionaba en Lérida funcionaria en todas partes. Yo soy de Lérida y es un mercado que no es óptimo para nuestro producto porque la mayoría de nuestra economía está dedicada al sector agrario y no somos usuarios. A pesar de ello, nos fue bastante bien y nos ha permitido abrir la tienda en Barcelona.

 

La tienda es muy diferente a las sastrerías tradicionales

Tenemos unas tiendas muy propias, con un producto y un precio competitivo, ya que las camisas están disponibles a partir de 59 euros y los trajes a partir de 350, con el añadido que al ser un producto a medida no queda nunca igual que el de una talla estándar.

Hemos sido cuidadosos con la imagen de la tienda, que era una de las principales carencias que detectamos en el comercio tradicional de sastrería, donde todo el mobiliario y decoración era muy oscuro.

Además, la presentación es bastante original porque a simple vista puedes ver prácticamente todo el muestrario. No hay ningún muestrario de sastrería que tenga esta variedad y presentación.

 

¿A qué público os dirigís?

De los 25 a los 55 años.

 

Podéis tener esta variedad porque no necesitáis producir todas las variedades en todas las tallas, ¿no?

Los modelos tradicionales están trabajando con stocks y esto les limita mucho por lo que respecta a los modelos. Es una de las ventajas que tenemos, que podemos ofrecer cualquier color o textura porque solo tenemos un cuadradito de la muestra. Las tiendas tradicionales si tienen un traje de color naranja seguramente no lo venderán y es un coste de stock que tienen que asumir. Entonces ya no los compran o para asumir el coste lo tienen que poner a un precio más caro.

 

¿Hasta done podéis personalizar la pieza?

Todo, solapa, bolsillo, número de cortes, las iniciales interiores, botones, el forro interior para combinarlo…

 

El hecho de producir fuera os permite poder ofrecer este precio, ¿no?

Tenemos diferentes líneas porque nuestra intención es ofrecer la sastrería a todo el mundo, al gran mercado. Tenemos dos líneas de producción, una gamma premium que hacemos en España y la otra, en Shanghái. Las camisas que producimos aquí salen a 159 euros porque lo hacemos con una de las mejores casas de confección que hay en el mercado.

Pero se pueden tener productos hechos en China muy buenos, solo hace falta tener el control. Yo estuve tres años viviendo en Shanghái supervisando el proceso de producción, embalaje, envío, etc. y tenemos unas calidades excelentes en tota la gamma de nuestros productos, aunque en general se tienen muchos prejuicios.

 

¿Qué otros productos ofrecéis en la tienda?

A parte de sastrería tenemos una gran gamma de complementos, como calcetines, zapatos, cinturones, corbatines, botones de puño, tirantes, pañuelos… A los hombres nos gusta vestir bien, pero no nos gusta ir de compras, y aquí lo tenemos todo conjuntado con la idea que no haga falta destinar más tiempo a las compras y salgas con todo el conjunto hecho.

 

¿Por qué os escoge la gente?

Tenemos diferentes públicos, uno el de boda, donde somos muy competitivos porque igual confeccionamos esmóquines, como chaqués como trajes normales de boda. El otro, de hombres de negocios, que vienen por falta de tiempo, y el tercero está formado por personas que tienen problemas con las medidas.

 

¿Fidelizáis al cliente?

Nosotros sobrevivimos solo con el online, si las cosas no las haces bien o el cliente no está contento no aguantas y sobre todo si la empresa es nueva. En todo hay un margen de error, tenemos un tutorial muy fácil en la web que te dice exactamente por donde tienes que medirte. También lo puedes hacer a partir de una pieza de ropa que ya te vaya bien. A partir de aquí el perfil te queda guardado para otras compras.

 

¿Qué margen de error tenéis?

Tenemos una garantía que le llamamos “de ajustes perfectos” que si se tiene que hacer algún pequeño cambio tenemos unos importes máximos para hacerlo y soportamos este coste, siempre y cuando se sigan los pasos de modificación del perfil para una próxima ocasión.

 

¿Seguiréis con nuevas aperturas?

Estamos trabajando para abrir más tiendas. Ahora vendemos en las tiendas de Lérida y Barcelona, y en una tienda grande de Andorra. Cuando se acabe esta temporada veremos la evolución. Tenemos clara la viabilidad del negocio.

 

¿Creceréis con franquicias?

Es nuestro objetivo, tenemos el modelo desarrollado. Pero queremos crecer también con unidades propias porque a un franquiciado le generamos más confianza si tenemos dos o tres tiendas en Barcelona ya funcionando. Creemos mucho en este modelo de negocio porque no requiere stock y esto representa una seguridad para el franquiciado.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]