Entrevista

“No tenemos cultura de comprar gafas de sol buenas y pensadas para cada ocasión”

Àlex Cottet, vicepresidente de Cottet Óptica y Audiología

Los orígenes de la empresa familiar se remontan a hace más de 120 años en la fábrica de gafas Cottet Frères en los Alpes franceses. El año 1888, Constantino Cottet, fundador y primera generación de la compañía viaja a Barcelona para la Exposición Universal y se enamora de la ciudad. El 1902 abre la primera tienda en Avinguda Portal de l’Àngel de Barcelona, la primera de una red que actualmente cuenta con más de 50 puntos de venta. Con una facturación de 25 millones de euros en 2018 y 245 trabajadores, los planes de expansión continúan y este verano tienen previsto abrir un centro innovador de óptica y audiología en Rambla Catalunya y un nuevo establecimiento en Rubí. Àlex Cottet es su vicepresidente y cuarta generación de la compañía.

 

El año pasado confiasteis la gestión diaria de la compañía a un ejecutivo externo, David de Antonio. ¿Cómo se toma esta decisión en una empresa familiar con cuatro hermanos implicados en el negocio?

Es importante no abrazar con demasiada fuerza la empresa porque al final la puedes ahogar. Es necesario incorporar sabia nueva y gente de otros sectores que, sin perder la esencia de empresa familiar, te genere dudas para mejorar. Queríamos este cambio generacional y “profesionalizar” la empresa. De hecho, pocas empresas familiares llegan a la cuarta generación.

 

El sector de las gafas tiene que competir con las tiendas de complementos y textiles

Es complicado porque el sector óptico es salud pero también retail, moda. Nuestro sector no ha mirado tanto el precio, que juega en contra de la calidad del producto y hace que la gente crea que tiene unas lentes buenas, que al final no cumplen unos mínimos.

 

¿Por dónde pasa la estrategia?

Intentemos buscar el equilibrio entre salud, moda y precio. Es cierto que ahora no podemos tener los precios que teníamos antes sin la competencia.

 

¿Qué rasgos diferenciales podéis ofrecer?

La personalización que te permite el hecho de ser una empresa familiar, un trato que no acaba en el punto de venta físico, la proximidad y el precio. Escuchamos mucho las necesidades del cliente para ver por donde van las perdidas visuales y así nos podemos avanzar. Por ejemplo, ver cómo afecta el uso de teléfonos móviles y tablets, pantallas led…

 

También hay bastante competencia con las ventas online. ¿Cómo se ha adaptado Cottet a la digitalización?

Tenemos e-shop y vendemos sobre todo gafas de sol y técnicas deportivas, pero aún es un mercado muy pequeño porque la gente quiere probarse las gafas para ver como quedan en la cara. Representa solo un 2% de la facturación, es un mercado que aún no está funcionando. Es más como un servicio al cliente que como vía de negocio.

 

La primera tienda la abristeis en el Portal de l’Àngel, a menudo se critica que es una calle que se ha vendido a las grandes cadenas, ¿qué piensas al respecto?

La calle ha cambiado. Nuestro ticket medio es mucho más alto que el de los locales que tenemos al lado porque venden otro tipo de producto. Se ha centrado en el turismo, la compra de impulso y el textil. Por ahora apostamos por la calle, pero el mercado está vivo y quizás viene alguien que nos hace una oferta que no podemos rechazar.

 

¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

Salir tanto en los medios de comunicación como la calle más cara por m2 no favorece. Los alquileres han subido mucho y el Ayuntamiento no nos ha ayudado demasiado. Nos quejamos del turismo pero tampoco hacemos nada para potenciar que la gente que vive en la ciudad vaya al centro. La falta de parkings para motos, la escasa iluminación navideña, el top manta y la seguridad ciudadana son los principales obstáculos.

 

¿Cómo se puede revertir la tendencia?

Escuchar qué quiere el cliente, tener capacidad de cambio porque las personas somos animales de costumbres y tenemos miedo a cambiar, hacer mucho de lobby, no que cada uno hagamos la defensa en solitario, entrar dentro de las asociaciones de comercio para ver cómo se puede mejorar una zona organizando eventos y actividades pensadas en el cliente final.

 

¿El sector del comercio barcelonés es asociativo?

Nos cuesta mucho y es una lástima. Es una cultura más inglesa y americana. Yo ahora que soy el presidente de la Asociación de Comerciantes del Portal de l’Àngel veo que hacemos actividades buenas, pero a la gente le cuesta colaborar con el resto.

Entre todos podríamos coger un/a guía turístico/a que hiciera actividades de atracción de clientes. Hay muchas cosas por hacer, pero nos acabamos de asociar y de hacer nuestra la frase de Comertia (la asociación catalana de la empresa familiar del Retail) “compartir para competir”.

 

Hace 40 años empezasteis con el negocio de la audiología. Es un sector que ahora mismo está en transformación con la fusión de Amplifon y Gaes, ¿cómo afrontáis la competencia?

Aún hay mercado, aunque pequeño, porque no es como la óptica que tiene unas necesidades más generales. Con la fusión, ellos han hecho alguna acción promocional para no asustar a los clientes y captar. Como somos pequeños, hemos tenido capacidad de reacción y hemos hecho acciones promocionales similares.

 

¿Qué mensaje cuesta más hacer llegar a la gente?

El tema de la salud visual y auditiva. Cuando nos preguntan que nos daría miedo perder lo tenemos muy claro, la vista, pero en cambio después no hacemos revisiones periódicas del oído y de la vista si no tenemos un problema. Y ahora que viene el verano nos ponemos crema solar y en cambio los ojos no los protegemos como es necesario. No tenemos cultura de comprar gafas de sol buenas, a pesar de vivir en una ciudad con tanto sol.

 

¿Está extendido el uso de gafas según la ocasión?

Antes teníamos un zapato que servía para todo, pero ahora tenemos uno para ocasiones especiales, para el día a día, para practicar deporte, etc. Con las gafas debería ser igual, especialmente para practicar deporte y, en cambio, es donde menos invertimos, a pesar de todo el abanico de modelos y la posibilidad de graduar la mayoría.

 

¿El mercado infantil funciona?

Es un complemento, pero creemos que crecerá por el aumento de la miopía a causa del uso de tablets y móviles.

 

En Avinguda Diagonal tenéis una concept store, ¿queréis replicar el modelo?

Tanto como concept stores no, pero sí que queríamos romper el concepto de óptica tradicional. Tenemos previsión de ir abriendo tiendas de óptica y audiología. La idea es abrir tres centros de audio cada año, no solo en Cataluña sino también fuera. También hemos empezado con el proyecto de franquicias y ahora mismo tenemos cuatro. Nuevas aperturas y potenciar la marca propia de gafas, Cottet Barcelona, son los principales planes de expansión.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]