Entrevista

“Nos hemos visto obligados a ir a Madrid”

Josep M. Donat, el presidente ejecutivo de TCN

TCN responde a las siglas de Totón Comella Noé. Ella es el alma creativa de la firma y la mitad del binomio perfecto que forma con su marido, Josep Mª Donat, el presidente ejecutivo de la compañía. Una conjunción que con esfuerzo, trabajo y dedicación han hecho de TCN un lujo posible, tal y como él mismo define el producto. Han sabido hacerse un hueco en el mercado y pasar de puntillas por la crisis económica. De hecho, sus planes de expansión continúan con la apertura de nuevas tiendas. Florida, Miami, México y los Emiratos Árabes centrarán su estrategia internacional. Hemos hablado con Josep Mª Donat sobre la compañía y la situación de la moda en nuestro país. Un empresario de referencia, implicado en la promoción y proyección del sector en Cataluña.

 

¿Cómo se consigue el equilibrio perfecto entre matrimonio y trabajo?

Con la plena confianza el uno con el otro. Hay momentos de todo, pero como todos los socios y todos los matrimonios. El secreto es creer que la persona que tienes al lado es la mejor, que en mi caso así lo pienso, y saber estar en tu lugar y entender su parcela: ella no se pone en la parte económica ni yo en la de diseño.

 

 

Una fórmula a simple vista fácil

Tardamos unos seis años en aprenderlo, pero una vez lo entendimos, todo fue rodado. Es importante tener una vida interior lo más plena posible. Cuando salimos de aquí, se acaba el trabajo. Los problemas domésticos no son los de la empresa.

 

 

La actual crisis económica ha hecho reformular muchos modelos de negocio, ¿es vuestro caso?

Lo estamos superando y estamos creciendo –pero lo digo con la boca pequeña–. La clave está en lo que pasará a partir de septiembre, que volveremos de vacaciones, nos volveremos a posicionar y sabremos qué quiere decir el 2% más de IVA.

 

 

Tener una tienda en el paseo de Gracia ha ayudado a muchas marcas a posicionarse, ¿es vuestro laboratorio de ideas?

La primera tienda es la que nos ayudó a ser lo que somos, la de Mestre Nicolau, porque fue la madre de todo y a partir de esta hicimos las 15 tiendas que tenemos. Es la que realmente refleja todo el espíritu TCN.

 

 

¿Pero seguís apostando por el paseo de Gracia?

Es una ventana al mundo, un acto de publicidad permanente por donde pasa todo el mundo. Hasta ahora era la calle más lujosa, pero ahora ya no sé ni qué significa la palabra lujo ni qué significa el paseo de Gracia, porque tanto puedes encontrar cadenas verticales a precio bajo, como firmas de mucho lujo. No es la avenida Montaigne, por mucho que queramos.

 

 

¿Cómo os afecta la competencia de los grandes grupos del sector de la corsetería?

Afecta, pero hablamos de dos públicos diferentes, nosotros intentamos ser un lujo posible y que la gente no se sienta masificada. Nuestro cliente no quiere ir uniformado.

 

 

¿Y las imitaciones?

Somos muy seguidos, estas cadenas masifican lo que nosotros hacemos. Estamos tranquilos porque te das cuenta de que es la copia. Cuando voy a una de estas cadenas me siento como un cantante en el top manta, si estás bien representado es que vas bien. Una copia es un regalo, que gente que factura lo que factura estén pendientes de ti, es que no lo hacemos tan mal.

 

 

Sin embargo, me gustaría que las cadenas tuvieran más personalidad y se dedicaran a mirar menos y a diseñar más. Me encantaría pensar que estas cadenas están invirtiendo en diseño.

 

 

¿Queréis hacer crecer más el producto?

Ya estamos a 23 horas, una mujer puede vestir de TCN prácticamente todo el día. Estamos pensando en lanzar una colección de hombre, seguramente será el siguiente paso, de hecho ya la tenemos diseñada.

 

¿Cuando?

No lo sabemos aún.

 

¿Recibís ofertas para absorber la marca?

Sí, pero no me las escucho. No es el momento.

 

Provienes del mundo de la joyería, ¿veremos alguna colección de joyas bajo el paraguas TCN?

No descarto volver a invertir en el sector que nací. Pero no soy diseñador, quizás algún día hago alguna colección diseñada por Totón. Me hace cierta gracia.

 

 

¿Qué estrategia empresarial estáis usando ahora? ¿Os habéis centrado en la expansión internacional?

Hemos abierto tiendas, y ahora estoy cerrando la apertura de una tienda en Italia. Estamos trabajando todos los mercados, pero queremos centrarnos en América del Norte, sobre todo la zona de Florida, Miami y México. También los Emiratos Árabes, porque en Europa cada vez lo tenemos más consolidado.

 

 

¿Crees que la flexibilidad de la moneda china anunciada por el gobierno os beneficiará?

No me interesa China. En nuestro sector es la causante del principal problema que tenemos, el exceso de producto, que es el que castiga los resultados de las empresas. China te puede aportar precio, pero no acabas de descubrir nunca los costes reales ocultos de fabricar en llano. Además, si tú necesitas 500 piezas y el proveedor chino te hace fabricar 800, tendrás 300 piezas que te sobrarán, que junto con las de otros clientes, irán creando excedentes que el mercado no podrá tragar. Así que aunque te salga más económico, el pequeño margen que te queda te lo acabas comiendo.

 

 

¿Donde fabricáis?

Todo lo que podemos aquí, pero también en Turquía, Portugal, Marruecos y algo en China, pero lo menos posible.

 

 

¿Donde va a parar el exceso de producción que comentabas?

Provoca que muchas marcas empiecen las rebajas mucho antes, porque saben que no podrán vender todo lo que tienen. He visto firmas que hacen descuentos por inicio de temporada del 50%. ¿Qué quiere decir? Que no vamos bien.

 

 

El mercado también está cambiando

No voy en contra del sistema, pero nos estamos abocando a una desesperación, sin ser conscientes de que el mercado se ha hecho bastante más pequeño, que estamos cambiando los hábitos.

Pero de esta crisis tenemos que hacer lecturas positivas, porque nos ha ayudado a ver todos los errores que habíamos hecho como empresarios y a poner cuidado. Ahora las menos endeudadas son las que aguantan. ¿Y como te endeudas? Comprando más stocks y teniendo sobrantes. Los negocios deben ser más palpables, saber cambiar menos piezas y tener más dinero en caja.

 

 

¿Vuestras hijas quieren seguir con el negocio familiar?

Ahora ya forman parte del consejo de administración y son accionistas, pero quiero que se dediquen a lo que quieran. Lo que les quiero enseñar es a ser unas buenas empresarias o a ser unas buenas accionistas, que es tan importante una cosa como la otra. Si quieren seguir otra profesión deben saber ser generosas con la gente que pilota la empresa y saber leer e interpretar un balance y una cuenta de explotación. Defender la rentabilidad, pero dejar trabajar. Y si quieren pilotar para mí sería un sueño.

 

 

Habéis apostado mucho por desfilar en Madrid, ¿como os está funcionando?

No hemos apostado, nos hemos visto obligados. No ha habido peor política como la del gobierno tripartito, que pasará a la historia como el peor gobierno que ha tenido la moda en Cataluña. No sólo ha cerrado la manera de expresarse de unas marcas que crean trabajo, generan IVA, impuestos y riqueza, sino que encima nos han hecho ir a Madrid.

Barcelona se ha quedado sin moda, estuvimos luchando mucho los diseñadores para que no hubiera una fusión entre Cibeles y Gaudí, y después de la noche a la mañana, regalan la pasarela Gaudí a Cibeles y ahora costará mucho levantarlo. Este gobierno no entiende de moda.

Han dejado vacía Barcelona, sólo con un jardín de infancia, que me parece bien porque se han de apoyar las jóvenes promesas, pero ha dejado que los consagrados marcháramos a Madrid. Esto es como el fútbol y el Barça, que potencia la cantera pero tiene un Messi, un Ibrahimovic, un Touré Yaya, unos consolidados que dan solidez a los jóvenes.

 

 

¿Soluciones?

Tener un consejero que crea en la industria de un sector y que vaya a por todas. Esto no quiere decir poner mucho dinero, sino hacer las cosas bien, con paciencia y dando consistencia a los proyectos. De hecho, y quiero que quede claro, esta estrategia sólo la hicieron para cargarse una muy buena política que había hecho el gobierno anterior. Las consecuencias eran lo de menos. Y hablo sólo de mi sector, pero podría poner casos de otros sectores.

 

 

¿Crees que si CiU ganara en las próximas elecciones se podría remontar?

Estoy convencido, con una consejería que entendiera que tiene que ir a ver empresas y apoyar el sector.

 

Si esto pasara, ¿volveríais a Barcelona?

Si fuera así, no sentaríamos a hablar para ver qué hacemos, porque la mayoría nos sentimos profundamente catalanes, orgullosos de desfilar aquí. ¿Qué hay mejor para un empresario que presentar las colecciones en tu ciudad? No descarto volver, pero con un buen proyecto.

 

 

¿Cómo fue tu experiencia como presidente de Pasarela Barcelona?

Muy enriquecedora, yo ya había colaborado mucho con Paco Flaqué, siempre tienes que aprender del mejor y para mí él lo es. Aprendí que cuando gobierna un buen político todo va bien. Cuando el tripartito se separó y gobernó Maragall solo, tanto el consejero Castells como el director general de comercio, Oriol Balaguer, entendieron el proyecto, nos ayudaron y estuvieron a nuestro lado.

En el momento que entraron los intereses partidistas, volvieron los conflictos y cuando ganó por segunda vez el tripartito y el consejero Huguet pasó a presidir la consejería, desapareció Pasarela Barcelona.

 

¿Qué mercado funciona mejor, Barcelona o Madrid?

Desfilar en Madrid nos está funcionando muy bien, pero fueron 20 años desfilando en Barcelona. La moda tiene un punto mediático brutal, cuando hay ferias de moda la ciudad brilla, es un producto que da alegría, se hacen fiestas, se pone de moda una ciudad, y esto se ha acabado.

 

Pero para ser justos debo decir que Pasarela Barcelona tuvo el apoyo de la Cámara de Comercio de Barcelona y de su presidente, Miquel Valls. Nos ayudó a tener cuatro ediciones más, que si no, no las hubiéramos celebrado y nos dimos cuenta de que hay gente brillante. Y por eso no tiene rival, sólo tendrá, cuando él ya no quiera ser presidente.

 

¿Cómo debería ser el modelo para que Barcelona volviera a hacer de motor del país?

Tengo mi proyecto muy claro, una mezcla público-privada, con tres patas: emergentes –como es el 080–, diseñadores consolidados y en tercer lugar, las marcas, la industria. Cada uno debe tener su espacio y les exigiría diferentes objetivos, en función de sus posibilidades. Todo en su escala de valores, igual de difícil, pero con objetivos diferentes.

 

¿Liderarías este proyecto?

Me gustaría que Cataluña y Barcelona volvieran a coger el pulso. Si el proyecto es bonito me lo estudiaría. Sé lo que quiero y estoy preparado para llevarlo adelante. De hecho, tengo escrito el proyecto.

 

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]