Entrevista

“Promocionar la moda a nivel local no tiene interés”

Lluís Sans, presidente de Santa Eulalia

El año 1843 nació una de las boutiques de lujo que con el paso de los años se ha convertido en una de las más emblemáticas de Barcelona y símbolo de la ciudad. Transgresora, e incluso se podría definir como camaleónica, fue la primera en organizar desfiles de moda en sus salones, marcando una tendencia que sería imitada por muchas otras tiendas. A principios del siglo XX, las creaciones de Santa Eulalia se convirtieron en un símbolo de modernidad para la sociedad del país y en referencia de las revistas de moda de la época.

 

Tras cuatro generaciones, Lluís Sans capitanea un negocio al que parece que nada se le resiste y en el que parece que las dificultades sean retos asumibles. Y lo vuelve a demostrar con la inauguración de la tienda en el mismo emplazamiento en el Paseo de Gracia que abrieron en el año 1944 y que entonces sólo se dedicaba a la moda de hombre. Desafiando a la crisis económica, la nueva tienda integra en sus casi 2.000 m2 la oferta de hombre, mujer, una cafetería con terraza y un pop-up store, que cada mes irá cambiando su oferta, tanto en productos como en diseñador. El artífice que ha sabido conjugar piezas de la historia de Santa Eulalia con la modernidad que el tiempo actual requiere es el arquitecto William Sofield, que cuenta en su currículum con el diseño de tiendas para firmas como Gucci, Bottega Veneta, Yves Saint Laurent o Tom Ford. Con Lluís Sans repasamos este nuevo proyecto.

 

¿Qué inversión ha representado la tienda?

Casi 6 millones de euros.

 

¿Son años difíciles para amortizar un proyecto tan ambicioso como éste?

Embarcarse en un proyecto así implica mirar a medio y largo plazo. En un tiempo, la crisis pasará y la tienda quedará. Por este motivo, no hemos pensado en la amortización inmediata de un proyecto de esta envergadura, sino que hemos tenido siempre presente nuestra visión sobre qué somos y qué queremos ser.

 

Estáis en un local propiedad de Amancio Ortega. Acordasteis el alquiler durante 25 años o la opción de compra. De momento, os inclináis por el alquiler.

Mantenemos la opción de compra, pero ahora es momento de ser prudentes y continuar de alquiler, por lo menos hasta que pase la crisis.

 

En 2009 acabasteis el ejercicio con un descenso del 11 % de las ventas, pero en el 2010 aumentaron en un 10 %. Para conseguir estos resultados, ¿habéis tenido que cambiar de estrategia?

Nuestra estrategia ha sido no cambiar de estrategia. Hemos seguido comprando lo mismo, pero en menor cantidad y con menos proveedores.

 

¿A vuestros competidores directos no les ha ido tan bien? ¿Qué crees que les ha fallado?

La crisis en estos momentos hace de criba y quizás ahora la competencia está más débil. Se hace difícil decir qué les ha fallado, pero podría ser el hecho de haber cambiado de estrategia.

 

¿Qué línea ha sufrido menos en cuanto a las ventas?

Hemos podido comprobar que, en cierta manera, el hombre es más conservador en sus compras. En tiempos de crisis, este hecho se acentúa. En términos generales, la mujer cambia más su vestuario, y por tanto, compra más, aunque la situación económica no sea la más favorable.

 

¿Actualmente, tiene salida la sastrería?

Para nosotros es parte inherente a nuestra identidad. Tenemos una larga tradición y por eso hemos querido sacarle partido y poner el taller a la vista, para que cuando un cliente se pruebe un traje, pueda ver cómo los hacemos. Aunque es costoso, formamos a nuevos sastres porque faltan profesionales en este sector.

 

La imagen siempre ha sido un punto fuerte de la empresa. ¿No os da miedo que se os reconozca más por la puesta en escena que por el producto?

Creo que lo que nos ha llevado a celebrar hoy los 168 años son precisamente unos valores muy sólidos: nuestra selección de marcas, colecciones y productos, la atención al cliente… Creemos que éstos son los principales activos de Santa Eulalia, junto con nuestro equipo profesional. Además, nos gusta cuidar la presentación de esta suma de elementos, que es la imagen. Esto también es importante para nosotros y nos ayuda a transmitir nuestra visión y personalidad.

 

Eres la cuarta generación en el negocio. El cambio generacional es uno de los retos más difíciles de superar de las empresas familiares, y vosotros lo habéis conseguido. ¿Cuál ha sido el secreto?

Para mí ha sido clave tener una formación empresarial y de negocios. En los últimos años hemos sido capaces de combinar los criterios profesionales de dirección de una empresa con nuestra pasión. Todo empresario debe tener pasión por su trabajo, y creo que si se trata de una empresa familiar, esta dedicación se puede intensificar aún más.

 

También estáis trabajando las redes sociales. ¿Habéis estudiado el retorno obtenido?

Lo hacemos por convencimiento y porque, aunque somos una casa de lujo, tenemos una visión extensiva e inclusiva de nuestros públicos (no excluyente). Por poner un ejemplo, estamos satisfechos de tener muchos jóvenes que nos siguen en las redes sociales. Más allá de que sean clientes nuestros o no, quieren saber qué hacemos y a nosotros nos gusta tener una relación cercana a ellos.

 

¿Eres usuario de redes sociales a nivel personal?

Sí, forma parte de mi día a día y me sirve tanto para informarme en relación con el sector en el que trabajo como para estar a la última en otros temas de actualidad que me interesan.

 

¿Tenéis pensado, a largo plazo, ampliar el número de establecimientos?

Ahora mismo, con la reciente apertura de la nueva tienda y con los retos que afrontamos con este nuevo proyecto, nuestros esfuerzos e ilusiones se centrarán en esta nueva etapa que empezamos. De todas formas, cuando llegue el momento, nos podríamos plantear seguir creciendo con nuevos establecimientos.

 

Has vivido de cerca varios cambios en las políticas de promoción de la moda catalana. ¿Qué esperas del nuevo gobierno?

Que encuentre el hueco idóneo para Barcelona en el panorama internacional de la moda. Hacer promoción a nivel local no tiene interés.

 

Y ya para acabar, ¿cómo valoras la iniciativa de los Premios Barcelona és Moda, que este año llegan a la V edición?

Es una iniciativa valiente, pero que debería crear sinergias con otras iniciativas de esta ciudad para conseguir una proyección más internacional.

Servicios de Barcelona és moda

Tienda en Internet

Una solución para crear y gestionar de forma ágil y flexible tu tienda online.

[leer más...]

Apoyo al emprendimiento

¿Eres una persona emprendedora? ¿Estás pensando en crear tu empresa?

[leer más...]

Cliente Misterioso

Evalúa el nivel de atención, trato y presencia que ofrece el personal de venta de tu establecimiento a los clientes

Utilizado por empresas y compañías líderes

[leer más...]